Vida sexual activa podría prevenir cáncer de próstata – Nacionales

0
16

Noviembre es el mes de la concienciación sobre la prevención del cáncer de próstata, una de las principales causas de muerte en hombres en Paraguay y en todo el mundo.

En comunicación con ABC Cardinal este martes, el doctor Fernando Abarzúa, miembro de la Sociedad Paraguaya de Urología, habló sobre los mitos y realidades de ese tipo de cáncer y lo que se debe saber para su prevención.

Consultado sobre las estadísticas de incidencia del cáncer de próstata en pacientes en Paraguay, el doctor Abarzúa dijo que si bien “los datos nuestros no son tan confiables” o exactos, a nivel global se considera que el cáncer de próstata es el “segundo cáncer de mayor mortalidad del mundo” y que, en base a conversaciones con profesionales del Instituto de Previsión Social en reuniones de la Sociedad Paraguaya de Urología, se puede estimar que la incidencia en Paraguay es similar a la del promedio mundial.

Según datos del Ministerio de Salud Pública, el cáncer de próstata mata a unas 400 personas cada año en Paraguay.

SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

El doctor Abarzúa explicó que la glándula prostática se compone de dos secciones de comportamiento distinto. Una de ellas es la porción central de la glándula, cuyo crecimiento se asocia a patologías benignas, con síntomas como la disminución de la fuerza del chorro de orina, sangre en la orina o la incapacidad de orinar. En la mayoría de los casos, explicó, esas patologías pueden tratarse con medicamentos, sin necesidad de cirugías o terapias radiológicas.

La porción periférica de la glándula prostática es la que está asociada al cáncer y el médico explicó que el cáncer por sí solo no genera síntomas. “Da síntomas sistémicos una vez que la enfermedad escapó de la glándula prostática y se extendió”, agregó.

En los casos de pacientes con poca carga tumoral, explicó, se les puede hacer seguimiento sin la necesidad de cirugías o radiologías, mientras que debido a la naturaleza exacta del tratamiento a pacientes con carga mayor, si se recurre a operaciones, radioterapia o quimioterapia, depende principalmente de la edad del mismo.

Lea más: Noviembre azul: Hombres, atención con el cáncer de próstata

DETECCIÓN

Ante la consulta de a qué edad los hombres deberían empezar a realizarse pruebas para detectar un posible cáncer de próstata, el doctor Abarzúa explicó que es “tremendamente importante” que el paciente determine si hay antecedentes de la enfermedad en su familia, y en caso de que esos antecedentes existan, se recomienda realizar análisis anuales desde los 40 años.

Para aquellas personas sin antecedentes familiares, por otro lado, se recomienda que las pruebas anuales comiencen a partir de los 50 años.

El doctor explicó que, si bien hay registros de pacientes de cáncer de próstata menores de 40 años, no pasan del 15% de todos los casos del mundo y señaló que -en su experiencia- la persona más joven que operó por esa enfermedad tenía 43 años al momento de la detección.

La detección se realiza por métodos como un análisis de sangre para detectar los índices de PSA o antígeno prostático específico, una proteína generada por la glándula; la palpación de la glándula prostática o medios radiológicos como una resonancia multiparamétrica.

Estos métodos, explicó el médico, no se excluyen entre sí y suelen solicitarse en conjunto para lograr un diagnóstico lo más preciso posible.

El análisis de PSA, señaló, debe hacerse con una abstinencia sexual de al menos cuatro días, ya que la actividad sexual puede alterar falsamente los índices de PSA en la sangre.

VERDADES Y MITOS

El doctor Abarzúa comentó que un factor que podría ayudar a prevenir el cáncer de próstata es la actividad sexual frecuente, aunque señaló que la efectividad del sexo como prevención “tampoco es tajante”, en particular si uno tiene antecedentes familiares de la enfermedad.

El médico explicó que las causas exactas del cáncer de próstata continúan siendo un misterio, si bien se sabe que factores como los ya mencionados antecedentes genéticos u otros como la obesidad o una dieta rica en grasa pueden contribuir a activar las células cancerígenas.

Por lo tanto, el ejercicio físico, la buena alimentación y una dieta rica en tomate o té verde japonés han sido determinados como posibles factores de prevención, según explicó el galeno.

Consultado sobre si las operaciones por cáncer de próstata dejan al paciente sin la capacidad de eyacular o mantener relaciones sexuales, el doctor Abarzúa dijo que eso es “tajantemente” incorrecto, señalando que en cirugías con asistencia robótica, como las que él realiza, todos los pacientes quedaron “continentes, o sea que no se orinan encima, y potentes, siguen teniendo relaciones”.

Con la cirugía robótica, un procedimiento de gran precisión, se garantiza que el desempeño sexual del paciente no se verá afectado.

Y señaló que, si bien hay tipos de cirugía que cierran las vías que transportan el semen, por lo tanto dejando al paciente sin la capacidad de eyacular, los orgasmos y el apetito sexual no se ven afectados.

Fuente -> http://www.abc.com.py