Si fueras un virus, ¿viviría en la España vaciada o en Nueva York?

0
26

Hablemos de rotavirus

El rotavirus es la causa más frecuente de ingreso hospitalario por casos severos de diarreas en niños de todo el mundo. Actualmente, es responsable de miles de muertes cada año en países en vías de desarrollo. Desde 2007 contamos con dos vacunas seguras y efectivas que han reducido sustancialmente las hospitalizaciones por rotavirus. Sin embargo, solo en 98 países están incluidas en los programas universales de vacunación. España no es uno de ellos.

La decisión de vacunar a un hijo frente a rotavirus está influida por diversos factores. La recomendación de nuestro pediatra y/o nuestras posibilidades económicas serán determinantes en nuestra decisión. Pero el entorno, por ejemplo nuestro país de residencia, jugará también un papel muy importante. Es muy probable, además, que si nuestro vecino vacuna a sus hijos, nosotros también lo hagamos. Esto ocurre porque compartimos zona de residencia y nos parecemos más de lo que creemos. No será raro que incluso compartamos el mismo pediatra y tengamos una situación económica similar.

El Área de Investigación en Vacunas de la Fundación FISABIO ha realizado en la Comunitat Valenciana el primer estudio espacio-temporal que analiza el impacto de la vacuna frente al rotavirus en las hospitalizaciones por gastroenteritis aguda y rotavirus. Para ello, se ha estudiado qué ha pasado con el rotavirus desde la aparición de la vacuna en cada zona de residencia, delimitada por la zona del centro de salud.

Ahora bien, a la hora de analizar los datos, ¿cómo sabemos que es la vacunación la que está reduciendo las hospitalizaciones por rotavirus y no otros factores? Como hemos expuesto, la vacunación no es la única responsable de que haya más o menos ingresos por rotavirus o gastroenteritis aguda en unas zonas o en otras. El entorno influye.

Concretamente, existe una variabilidad que viene dada por diferencias entre las políticas de admisión de los hospitales, la cercanía al hospital y otros factores socio-demográficos, económicos o medioambientales. Incluirlas en “la imagen” nos ha permitido hacer una correcta evaluación de la vacunación. Además de evitar los sesgos de las estimaciones de impacto de la vacuna.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es