No descartan que en clínica privada operaba una red de tráfico de niños – Nacionales

0
1

En el seguimiento investigativo sobre una adopción irregular de una recién nacida, hija de una adolescente menor de 17 años, esta mañana la fiscal Ruth Benítez intervino el sanatorio privado Sosa, ubicado en la ciudad de Fernando de la Mora, que sería el lugar en donde se produjo el alumbramiento. El operativo fue realizado en conjunto con el departamento contra el Crimen Organizado de la Policia Nacional.

Este lugar la joven habria dado a luz y es donde se habría expedido el certificado de nacido vivo a nombre de otra mujer, que no era la mamá. Dos de ellas ya están detenidas e imputadas. Por su parte la joven madre, quien trabajaba como doméstica y ya tiene un hijo de 1 año también fue imputada por la Fiscalia.

Lea: Prisión para mujeres por adopción irregular

Este lugar no estaba habilitado por el Ministerio de Salud Pública. Contaba con una sanción administrativa desde agosto pasado y aún seguía en funcionamiento. Allí se realizaban además de consultorios, cirugías y procedimientos quirúrgicos en un estado de insalubridad que se pudo constatar pues se encontraron incluso restos de materia fecal de gatos dentro de las salas de operaciones.

Hombre contaba con orden de captura

Un hombre, que sería hijo de la dueña del lugar y que se identificó con la cédula de su hermano, está bajo proceso con orden de captura por presunto tráfico de droga y hurto agravado. Además, el hombre trató de oponerse al procedimiento fiscal impidiendo el acceso y le detuvieron. Esta causa era investigada por el fiscal Adriano Rienzi, quien iualmente estuvo presente en el operativo.

De acuerdo con la citada agente del Ministerio Público Ruth Benitez, el procedimiento se desarrolló atendiendo a las denuncias formuladas, en principio, por actividad clandestina de servicios de salud (como consultorios de ginecología, obstetricia, cirugías, entre otros), ya que el sanatorio no estaba autorizado por la cartera sanitaria para estos servicios y con alta sospecha de que supuestamente se dedicaría al tráfico de bebés y a la práctica de abortos.

Benítez señaló, entre otras cosas, que las indagaciones son incipientes aún, pero que podría hablarse de que de tráfico de menores (bebés recién nacidos) y una serie de delitos más como el de la violación a las reglas de adopción y violación de la patria potestad. Indicó, a la vez, que “recién llegaron a la existencia de este sitio siguiendo el caso de adopción irregular; no puedo aventurarme a dar una cantidad de personas que estarían involucradas, estaríamos ante una red o una asociación”, expresó en una charla con los miembros de la prensa.También los médicos que prestaban servicios serán llamados a declarar.

Más info: Fiscalía recupera a una bebé tras adopción irregular

“Acá se realizan intervenciones quirúrgicas y pudimos constatar gracias a la médica forense del Ministerio Público, quien certifica la existencia de medicamentos y anestésicos que deberían estar refrigerados, al no estarlo esto atenta contra la vida de un ser humano”.

Un recién operado

La misma fiscal del caso no solamente describió que los medicamentos encontrados estaban en el interior de una valija, específicamente, lo cual se consideró como totalmente irregular, sino que, todavía más, dieron con un hombre recién operado, ayer, de piedra en la vesícula, supuestamente, por lo que solicitó también que las autoridades de Salud Pública arbitren las medidas para su traslado a otro lugar de internación.

La fiscal Ruth Benítez reiteró que se estaba ante un “concurso de varios hechos punibles”, pero no se aventuró en lanzar figuras jurídicas, porque “tenemos que deslacrar documentos, analizar uno por uno los elementos colectados… Recién vamos a saber con qué nos encontramos”, dijo también.

Acerca de los médicos que venían operando en el lugar, la agente enfatizó que se incautaron de una planilla, en la que éstos acudían al llamado para la atención. “Eran convocados de acuerdo con la patología que presentaban los pacientes; todo tenemos que evaluar”.

Volviendo a la causa principal, refirió: “No podemos descartar la hipótesis de que estamos ante una red de trata de menores. El hijo de la dueña está procesado por tráfico de estupefacientes. En este sanatorio no existen certificación alguna de que algún bebé haya nacido vivo, no podemos descartar que la niña recién encontrada en el domicilio el día 31 de diciembre se encontraba en carácter de tránsito significó la fiscal Benítez.

Finalmente indicó que no se podía precisar el tiempo que viene operando este sanatorio de forma clandestina. “Es difícil de precisar ese dato. Dentro del marco de la investigación. Hay que tener en cuenta que estamos ante un hecho de crimen, con una pena expectativa de privativa de libertad de unos 6 años”, sentenció la agente del Ministerio Público.

Fuente -> http://www.abc.com.py