“Minotauro” y su esposa sobornaban a funcionarios paraguayos, según Fiscalía del Brasil – Nacionales

0
206

Luego del asesinato en Pedro Juan Caballero de Jorge Rafaat Toumani en junio de 2016 y de la detención de Jarvis Chimenes Pavão, preso en Asunción y expulsado del país en diciembre de 2017 —ambos zares del narcotráfico—, apareció un tercer jugador en la disputa del poder fronterizo entre Paraguay y Brasil: Sergio de Arruda Quintiliano Netto, alias Minotauro.

Documentos de la Fiscalía de Ponta Porá, en Brasil, a los que accedió ABC Color revelan que Minotauro tenía el pleno control del narcotráfico fronterizo a través del soborno a funcionarios públicos de Paraguay. Lo hacía junto con su esposa y abogada María Alciris Cabral Jara.

Lea más: Brasil alertó sobre supuestos sobornos de Minotauro y PCC a fiscales paraguayos

La Policía del país vecino accedió a estos datos tras la detención de ambos: primero de Cabral y luego de Minotauro, en procedimientos realizados el año pasado en Camboriú. Las autoridades brasileñas incautaron del poder de ambos dos celulares —uno Samsung y un iPhone—, además de una computadora portátil que los dos usaban en conjunto.

En estos dispositivos se encontraron archivos, conversaciones y fotografías sobre las actividades ilícitas de la pareja, que controla una red criminal en la frontera entre Brasil y Paraguay.

Eran ordenados. Según la Fiscalía, quien administraba todo era Cabral. Por ejemplo, en la computadora encontraron una planilla con el nombre “Expensas func.” (sería expensas para funcionarios, donde están registrados pagos mensuales a autoridades paraguayas: Las coimas iban, sin especificar más datos a: “Jefatura, Narcóticos, Delitos Económicos, Unidad de Inteligencia Sensibles de Senad, Homicidio, Inteligencia”.

Los datos encontrados se refieren a coimas que habrían sido pagadas entre inicios de 2018 y mediados de 2019. La información que recibían los criminales era básicamente que los funcionarios de las instituciones en donde permearon con el dinero sucio les avisaban de antemano de los procedimientos que iban a realizarse. Actuaban de “campana”.

Entre los documentos también se informa que, por ejemplo, Minotauro compró cédulas de identidad de la Policía Nacional con otros nombres. Primero fue Celso de Matos Espíndola y, cuando algunas de las autoridades locales en Paraguay le “pillaron”, Minotauro no tuvo reparos y se compró otro documento. Esta vez se llamaba Mario César Medina. Esto sucedió en marzo de 2019.

Con su documento paraguayo (original pero con identidad falsa), Minotauro se “convirtió” hasta en abogado y logró ser inscrito con ese nombre en el Colegio de Abogados del Brasil. Además, su esposa alquiló, con la identidad falsa, un hangar en Brasil para que los vuelos entre ese país y Paraguay sean más “fluidos”.

La pareja controlaba todos los pagos que hacían y dejaron constancia hasta con qué casas de cambio operaban en Paraguay. Dentro de los teléfonos y computadora había también evidencia de ejecuciones (especialmente de los “soldados” de Chimenes) y fotografías de armas de fuego.

Todos estos datos fueron enviados a la Fiscalía de Paraguay, a través de la Oficina de Asuntos Internacionales. Hubo una llamativa demora de 13 días entre la recepción en Paraguay y la remoción de Hugo Volpe, viceministro de Política Criminal del Ministerio de Justicia, el lunes 20 de enero pasado, un día después de la masiva fuga de presos del PCC en Pedro Juan Caballero.

Lea más: Escapan 76 miembros del PCC del penal de Pedro Juan

Lea más: Fiscalía demoró 13 días en divulgar sospechas sobre Volpe y solo lo hizo tras fuga

Según la Fiscalía de Brasil también hay indicios de que María Alciris Cabral Jara había corrompido o intentado corromper a al menos dos miembros del Ministerio Público de la República del Paraguay, “uno de los cuales es justamente el Coordinador de ECI (Equipo Conjunto de Investigación) en el Paraguay”, quien a mediados de 2019 era, justamente, Hugo Volpe.

Fuente -> http://www.abc.com.py