Los beneficios de ser políticamente incorrecto. ¿Cuáles son?

0
1

Hablar de una manera políticamente correcta podría ayudarnos a evitar ofender a los demás pero si lo hacemos de forma políticamente incorrecta pareceremos más auténticos y genuinos. Esta es la conclusión de una investigación la Escuela de Negocios Haas de la Universidad de California en Berkeley y que recoge la revista The Journal of Personality and Social Psychology. El estudio sugiere que el uso de lenguaje políticamente incorrecto como hablar de inmigrantes “ilegales” en vez de “indocumentados” hace que el orador sea apreciado como más auténtico y menos influenciable por otros.

“El coste de la incorrección política es que el orador parece menos cálido, pero también menos estratégico y más ‘real’. El resultado puede ser que las personas sientan menos vacilación en seguir a líderes políticamente incorrectos porque parecen estar más comprometidos con sus creencias”, aclara Juliana Schroeder, coautora del estudio.

La investigación involucraba a unos 5.000 participantes de nueve estudios, en los que la corrección política se definía como “usar el lenguaje o el comportamiento para parecer sensibles a los sentimientos de los demás, especialmente aquellos que parecen estar en desventaja social”. Además de otras tareas en los experimentos, se preguntó a todos los participantes sobre sus antecedentes ideológicos.

Los resultados sugieren que los liberales y conservadores tienen la misma probabilidad de ofenderse por la incorrección política; pero varía según el tema: llamar a los blancos pobres “basura blanca”, por ejemplo, es más probable que ofenda a los conservadores que a los liberales.

“La incorrección política se aplica con frecuencia a grupos con los que los liberales tienden a sentir más simpatía, como los inmigrantes o las personas LGBTQ, por lo que los liberales suelen verlo negativamente y los conservadores tienden a pensar que es auténtico”, dice Michael Rosenblum, líder del estudio. “Pero descubrimos que lo opuesto puede ser cierto cuando dicho lenguaje se aplica a grupos por los que los conservadores sienten simpatía.

Pero la percepción de que las personas políticamente incorrectas son relativamente difíciles de persuadir no parece sostenerse.

 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es