La ciudad que garantiza a las mujeres el 50% de los cargos

0
36

“Al principio encontré resistencia de mis propios compañeros concejales. Me decían: ‘¿Qué va a hacer una mujer en la dirigencia de un club de fútbol, que es una actividad exclusiva de hombres?’. Yo les dije: ‘¿Y quién es la que se queda en la entrada, en la cantina o les lava las camisetas? Son sus madres, sus hermanas, sus hijas’. Me dieron la razón y aprobaron la ordenanza, se puso en práctica, tuvo buenos resultados y en el 2013, cuando fui elegida intendenta, planteé elevar la representación femenina al 50%. Allí ya nadie se opuso. Así nos convertimos en las pioneras en imponer la paridad política en todo el Paraguay, pero como nuestra ciudad es pequeña y aislada, se ignoraba esta situación”, relata la actual intendenta. Sociedad incluyente “La Municipalidad de José Leandro Oviedo está enteramente comprometida en la construcción de una sociedad incluyente, libre de violencia y sin discriminación contra las mujeres, por lo que es necesario impulsar un cambio cultural que transforme la convivencia cotidiana y las prácticas políticas en materia de género”, dice el texto de la ordenanza número 413, del 20 de diciembre de 2013, que estableció la obligatoriedad de que todas las organizaciones sociales incorporen a un 50% de mujeres en las elecciones de sus dirigentes. “Con anterioridad, las mujeres no éramos consideradas en las actividades de los clubes ni de las comisiones. Querían que nos quedemos en la casa a cuidar a los hijos. La intendenta Del Pilar cambió la historia. Los políticos y dirigentes se vieron obligados a tomarnos en cuenta y les pudimos demostrar de lo qué somos capaces“, relata Zulma Ocampos, presidenta de la principal comisión vecinal de José Leandro Oviedo. La Red de Mujeres del Sur, una organización que promueve la participación femenina en políticas públicas en los Departamentos de Itapúa, Misiones y Ñeembucú, considera que la gestión de la intendenta Del Pilar Vázquez fue fundamental para que otros municipios, como Pilar y Encarnación, también se animen a aplicar la paridad. CONTRA LA VIOLENCIA José Leandro Oviedo es una ciudad pequeña, con menos de 300 habitantes en su núcleo urbano y menos de 5.000 en todo el distrito. Antiguamente fue la estación Salitre Cué del Ferrocarril Carlos Antonio López, con un puente de hierro sobre el río Tebicuary por donde pasaba el tren que unía Asunción y Encarnación, hasta que dejó de operar y el sitio quedó abandonado. “Nuestro distrito acaba de cumplir 45 años. Durante tres décadas el Municipio estuvo en manos de una claque del Partido Colorado, hasta que en el 2001 un compañero del Partido Liberal Radical Auténtico, Óscar Tito Ocampos, despertó la posibilidad de un cambio y fue elegido intendente. Yo era la única mujer de su equipo, electa concejala”, relata Del Pilar Vázquez. Tito Ocampos fue asesinado a balazos en 2007 y su hermano Wilfrido lo reemplazó en la intendencia. En 2013, Wilfrido Ocampos también fue acribillado por sicarios cuando se dirigía a la sede municipal. Del Pilar era presidenta de la Junta y se hizo cargo de la intendencia. “Aunque intentaron hacer presentar los dos asesinatos como un ataque de narcotraficantes, fueron crímenes políticos. Cuando yo me presenté como candidata, me amenazaban con mensajes anónimos: ‘Abandoná tu candidatura. Al primero le matamos con tres tiros, al segundo con catorce, a vos te daremos cincuenta’, me decían. Me enfrenté a la violencia y aquí sigo, trabajando al frente de la comunidad”, destaca. BUSCAR PARTICIPACIÓN Del Pilar es abogada y docente, proviene de una familia campesina tradicional de Potrero Japepó, una compañía rural en las afueras de Leandro Oviedo. “Mi familia es liberal, mi abuelo Juan Andrés Vázquez se opuso a la dictadura de Stroessner y se fue varias veces preso. Yo crecí con ganas de hacer algo por mi pueblo, participé en las campañas del partido, hasta que pude ser elegida primero como concejala y luego como intendenta municipal”, cuenta. Ella refiere que la clave está en estimular la participación ciudadana y en rendir cuenta del uso de los recursos públicos con transparencia. “No es fácil cambiar la mentalidad de la gente en una región donde siempre hubo una forma de hacer política muy tradicional, pero de a poco vamos logrando que la ciudadanía sea menos apática y se involucre a participar en los proyectos”, apunta. Para estar más cerca de su gente, Del Pilar se hizo dirigente futbolera. Actualmente es vicepresidente de la Liga Deportiva de José Leandro Oviedo, una entidad que ella ayudó a crear en 2016 y que reúne a 7 clubes. Es común verla en las canchas, con su camiseta de la Liga, alentando a los jugadores. “Antes no conocía nada de fútbol, ahora soy una experta y fanática. Los dirigentes llevaban más de tres décadas de lucha para conseguir la independencia deportiva y yo les ayudé a obtener en tres meses. Aprendí que el deporte une a la gente por encima de colores de partidos. Liberales y colorados vibramos juntos en la cancha”, enfatiza. CULTURA Y EDUCACION Aunque el presupuesto municipal es limitado, los recursos obtenidos a través de los royalties y el Fondo Nacional de Inversión Pública y desarrollo (Fonacide) ayudan mucho. “Gracias a esos fondos, ya no tenemos escuelas tipo ranchitos, con paredes de madera o techos de paja. Hemos podido mejorar mucho la infraestructura en educación. Por eso nos preocupamos siempre de poder rendir cuentas a tiempo de todo lo que invertimos”, explica. Otra de sus gestiones ha llevado a la creación del primer Cuerpo de Bomberos Voluntarios de José Leandro Oviedo, que funciona en forma provisional en el edificio municipal, hasta que puedan construir una sede propia en un terreno donado. La propia intendenta integra el equipo de bomberos y recientemente tuvieron un arduo trabajo ayudando a rescatar los restos de una avioneta caída en una zona boscosa, en una estancia rural de Yuty. “Nuestras prioridades son la limpieza urbana, el cuidado del medioambiente, como el apoyo a la educación y a la cultura. Insistimos en talleres de formación para nuestros jóvenes, niños y niñas, porque en ellos está el futuro de nuestra comunidad”, indica. SALITRE CUé, un SÍMBOLO A la entrada a la ciudad, el cartel de bienvenida está fijado a una réplica del Puente de Hierro de Salitre Cué, por donde pasaba el tren sobre el río Tebicuary. El mismo puente está pintado en murales, en insignias y camisetas. “Cuando asumí la intendencia me di cuenta que nuestra ciudad no tenía un elemento simbólico que lo identifique, entonces me propuse rescatar el antiguo puente de hierro de Salitre Cué, que marcó la época dorada del ferrocarril”, relata Del Pilar. El puente, construido en 1909, se encuentra a cinco kilómetros del centro urbano, en un lugar abandonado tras el cese de las operaciones del tren en los años 90. La histórica estación fue desmantelada y sus materiales robados. Los rieles de metal desaparecieron. El puente aún permanecía en pie, pero empezaba a ser rapiñado. La intendenta organizó una movilización de pobladores para impedir que siga el despojo. “Tuvimos que instalarnos allí como una muralla viva para salvar nuestro puente. Buscamos apoyo del gobierno central y también del departamental de entonces, pero no lo conseguimos. El presidente (Horacio Cartes) y el gobernador de Itapúa (Luis Gneiting), que eran colorados, no querían apoyar a una intendencia liberal y nos sometían a un castigo político, así que tuvimos que apelar a la autogestión para rescatar nuestro patrimonio histórico”, señala. Con la ayuda de funcionarios municipales y pobladores, la intendenta limpió el lugar, levantó estructuras caídas, instaló quinchos y bancos, hamacas y sanitarios, carteles informativos, miradores sobre el río, habilitando un bello parque histórico y ecológico. Además del puente, que está siendo restaurado para que se pueda cruzar por él sin peligro, uniendo a los departamentos de Itapúa y Caazapá, se encuentra el antiguo almacén de los hermanos Pozzo, que fue un gran centro comercial de la época. Desde el parque, un sendero a través del bosque lleva hasta una hermosa playa de arena blanca a orillas del Tebicuary. “Todo esto lo hemos hecho a pulmón, con recursos propios. Esperamos obtener apoyo para incorporar este lugar a los circuitos turísticos, que nos ayuden a promocionarlo, como a cuidarlo y preservarlo debidamente, porque somos muy celosos de nuestro patrimonio y de las maravillas de la naturaleza”, refiere la intendenta Vázquez.

Fuente -> http://www.ultimahora.com