El imponente “Tajy Ka’arendy” es considerado el árbol de la gente

0
33

El árbol tiene unos 40 metros de altura.

La parada fija de los viajeros que llegan hasta la ciudad de Juan León Mallorquín es bajo el añoso Tajy Ka’arendy, situado sobre la Ruta PY02. Desde hace algunos años, los visitantes paran allí para tomarse fotografías y llevarse un recuerdo del emblemático árbol. El mismo fue ganador del concurso “Colosos de la Tierra”, organizado por la ONG “A Todo Pulmón”, en el año 2017. En el 2011 fue declarado patrimonio Natural y Cultural.

El árbol nativo tiene siete metros de diámetro y unos 40 de altura. Está ubicado a unos 2.000 metros de la Municipalidad de Juan León Mallorquín. Es tanto el cariño de los pobladores que su imagen figura en el escudo oficial de la ciudad desde el año 2003.  Según los especialistas, se cree que el árbol podría llegar a tener más de 200 años.

Hace algunos años, en el 2014, fue atacado por termitas, y necesitó un tratamiento especial para que no se secara. Incluso un grupo de pobladores se organizó para preservarlo, compraron abono e instalaron bancos en sus alrededores. Antes de la caída del dictador Alfredo Stroessner, se llamó “Tajy Stroessner”, cuando desconocidos incendiaron su tallo. Posteriormente recibió el nombre de Tajy Ka’arendy.

En el año 2011, el añejo árbol fue declarado como valor Natural y Cultural, a través de una ordenanza municipal. Esta reliquia de la naturaleza estuvo a punto de ser derribada para la duplicación de la ruta, obra que se está ejecutando, pero un grupo de jóvenes se movilizó y solicitó a las autoridades comunales y medioambientales que busquen la forma de que esta ampliación no afecte al árbol, y se logró el objetivo. La doble vía desvía del mismo.

Tal es el aprecio de los mallorquinos y foráneos hacia el árbol, que incluso cuenta con una página oficial en la red social Facebook, con el nombre, “Tajy Ka’arendy, el árbol de la gente”, con más de 2.350 seguidores, donde son publicadas las fotografías de los visitantes que quedan allí a llevarse un recuerdo del coloso de la naturaleza.

Fuente -> http://www.laclave.com.py