El gato puede estar tan unido a su dueño como el perro

0
9

“Al igual que los perros, los gatos muestran flexibilidad social en cuanto a sus vínculos con los humanos”, dijo la científica de animales Kristyn Vitale de la Universidad Estatal de Oregón. Además, la mayoría de los mininos se sienten seguros en una situación desconocida si su humano está presente.

Experimentos realizados anteriormente con monos y perros demostraron que en estas especies se dan dos tipos de apego. Por un lado, tenemos el apego seguro y por otro el inseguro. El primero es el que se produce cuando el perro, en un ambiente desconocido para él, se reúne con su humano y entonces se tranquiliza y sigue explorando como de costumbre. El apego inseguro se da cuando el perro, encontrándose en la circunstancia descrita anteriormente, sigue estresado, se aferra de manera exagerada a su dueño o, por el contrario, lo evita tanto como puede.

Kristyn Vitale y su equipo realizaron un estudio con gatos adultos y gatitos para estudiar los dos tipos de apego en mininos. En la prueba participaron 79 gatitos y 38 gatos. En ella se reunió en una habitación a un gato o gatito y su dueño. La persona se sentaba dentro de un círculo trazado en el suelo y solo si el animal entraba, podía interactuar con él. Tras dos minutos, el humano se iba y dejaba solo al gato. Después de otros dos minutos, volvía y se sentaba de nuevo dentro del círculo.

Los gatos adultos participaron en la prueba una sola vez mientras que los gatitos la repitieron dos meses más tarde. En la segunda vuelta 39 de los gatitos habían sido sometidos a un curso de entrenamiento y socialización de seis semanas. Los restantes actuaron como grupo de control.

Pues bien, los resultados de las pruebas indicaron que de todos los gatitos que participaron, 9 fueron inclasificables. En cuanto al resto, un 64,3% de los gatitos demostró tener un vínculo seguro y un 35,7% inseguro. Además, no se estableció ninguna relación entre la formación que recibieron algunos animales y el tipo de vínculo mostrado.

En el caso de los gatos adultos, las cifras obtenidas fueron similares y es que un 65,8% demostró un apego seguro y un 34,2% inseguro.

Lo que llama poderosamente la atención de todo esto es que tanto el 64,3% como el 65,8% se acercan mucho (en gatitos lo pasa) al 65% de apego seguro observado en los bebés humanos y, ojo, son superiores al índice de apego seguro de un 61% observado en perros en un estudio publicado en 2018.

Este estudio sugiere que los gatos pueden perfectamente crear vínculos profundos con los humanos.

Eso sí, ellos lo hacen a su manera.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es