Denuncian que taxistas le rompieron el parabrisas porque pensaron que era Uber – Nacionales

0
45

El hecho ocurrió ayer en Julia Miranda Cueto y Avda del Agrónomo, en San Lorenzo, frente a un conocido supermercado y donde también se encuentra la parada de taxis Nº 3. Rocío Ayala, una joven que regresaba de su trabajo desde Asunción hasta San Lorenzo donde vive, relató que siendo ya las 21:30 acostumbra pedirle a su padre o a su novio que la busquen, teniendo en cuenta la inseguridad que se vive a diario.

La mujer, por una cuestión de seguridad acostumbra a esperar a quién la busque frente al supermercado, ya que es donde más luz y afluencia de gente hay. Es así que Óscar Trasmonte, su novio pasó a buscarla del sitio, pero primeramente se detuvo en el semáforo y desde la lejanía su novia le hizo señas para que la ubique.

Trasmonte paró frente al citado centro comercial a recoger a su novia sobre Del Agrónomo, a metros de la parada de taxi, momento en que un objeto contundente, aparentemente un balín de cristal impacta contra el parabrisas trasero, quebrándolo completamente. “Ahí mi novio vio perfectamente que fue fue uno de los taxistas y se bajó a reclamar. Obviamente se hizo el desentendido y nos dijo que como sabía que había sido él. En ese interín, los taxistas ya empezaron a llamar por teléfono y el sospechoso para nosotros, se escapó”, relató Ayala.

Algo que les pareció llamativo -según destacó la joven- es que el automóvil del presunto responsable de la agresión se encontraba en el tercer lugar de la fila de taxis y cuando empezaron los reclamos, él fue el primero en salir supuestamente a acudir a un pedido de un pasajero.

Luego de eso, Ayala y Trasmonte pidieron la presencia de una patrullera, pero ante la demora, decidieron ir directamente hasta la Comisaría 1ª Metropolitana de San Lorenzo a radicar su denuncia.

Ya hoy, tratando de dar seguimiento al caso, Ayala se acercó hasta la parada para tratar de acordar una solución con el propietario de la misma y fue recibida por una mujer que se identificó como la presidenta de la Comisión. La presunta víctima le comentó el caso y es ahí donde la supuesta responsable de la parada le dijo que ellos no saben si realmente su novio es o no conductor de Uber.

Viendo que su intento de una solución pacífica no tuvo respuesta, Ayala decidió retirarse y le avisó que irían hasta la Fiscalía para solicitar imágenes de las cámaras de seguridad que existen en el sitio. “Cuando me retiré me quedé observando desde lejos y vi que gente de la parada aparentemente estaban manipulando los cables de las cámaras, aparentemente para dañar las cámaras”, denunció la joven.

Tras el incidente y comentando el caso con conocidos, también le hicieron llegar un video de otro aparente incidente ocurrido la semana pasada en la misma zona, con un conductor que si era proveedor de servicios a través de estas plataformas digitales.

Fuente -> http://www.abc.com.py