datos sobre sexo que no creerías que son falsos

0
146

 

Las propiedades nutritivas del semen

Las célebres afirmaciones existentes acerca del valor nutritivo del semen no tienen ninguna base científica. Eso no quite que a algunas personas les resulte excitante realizar estas prácticas, y eso puede ser totalmente saludable.

 

El mágico y esquivo punto G

Para los sexólogos, hablar de punto G, tanto masculino como femenino, es un tanto incorrecto. En los hombres, la próstata es una zona erógena que, si recibe la estimulación adecuada, puede provocar mucho placer y, por supuesto, provocar un orgasmo.

En el caso de las mujeres, no existe un denominado punto G. El clítoris es el centro del placer femenino, y este órgano se extiende varios centímetros en el interior del cuerpo. Lo que algunas mujeres llaman punto G no es más que otra forma de acceder el clítoris, esta vez, desde el interior de la vagina.

 

El sexo anal transmite más infecciones

No tiene por qué. En cualquier práctica sexual que no se realice con la seguridad necesaria se corre el riesgo de adquirir alguna infección de transmisión sexual (ITS), como gonorrea, sífilis, o algún tipo de papilomavirus. ¿Y qué pasa con el sida? El VIH se asocia frecuentemente a la práctica del sexo anal, pero hay que tener cuidado de no estigmatizar esta práctica ni a las personas seropositivas.

El VIH se transmite normalmente a través de la sangre, o la sangre con otros fluidos. Durante el sexo anal puede darse la situación de que se produzca un leve desgarro o microfisuras. Si esto se produce, puede haber un contacto del pene con la sangre de la pareja. Esta es la única razón por la que ambas prácticas se asocian con frecuencia. 

 

La eyaculación femenina

Es otra figura legendaria del sexo; muchos y muchas acostumbran a ver esta práctica en películas pornográficas, pero no saben si existe verdad; o incluso sufren frustración cuando no lograr hacerlo con sus parejas o por sí mismas.

En este caso, la eyaculación femenina sí existe. Es un fenómeno que la comunidad científica comenzó a estudiar hace muy poquito tiempo. Los científicos distinguen el ‘squirting’ de la eyaculación femenina. Aunque parecen sinónimos, tienen algunas diferencias. Y en cuanto al papel fisiológico de este líquido en las mujeres, es decir, su función adaptativa, por el momento, se desconoce.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es