Cuando el hogar se hace música – Espectáculos

0
17

El disco “1075” es el reflejo musical de Isaías y Jeremías. Es el lugar en el que expusieron una identidad que, según afirmaron, consolidaron navegando entre sonidos hip hop, rap y lo-fi. El material cuenta con colaboraciones de artistas como Cosmo López y José Gwynn. La mezcla es de Ariel Soler y la masterización fue realizada en Berlín por Ed Davenport.

Los mellizos son de Asunción pero contaron que integran una familia que viene del interior de nuestro país, algo que creen “influyó mucho” en ellos como artistas, pues desde pequeños estuvieron expuestos a música paraguaya y aprendieron así a “amar” lo hecho aquí.

Nacidos un 9 de mayo de 1995, siempre fueron llamados “los iguales” por sus amigos, por eso se apropiaron de la palabra en inglés “equals”. El hip hop, el graffiti, el skate, eran condimentos que no faltaron en sus infancias, por lo que toda esa cultura urbana ya estaba arraigada en ellos.

Si bien estudiaron guitarra y bajo, no fue hasta 2013 en que los atrapó el mundo de los beats, haciéndolos decidir estudiar producción y “DJing”, que es el arte de hacer música a través de efectos de sonido.

“Empezamos pasando música funk y hip hop. Luego nos metimos más en la música house y techno. Un lugar que nos formó y nos hizo encontrar nuestra identidad fue Fin del Mundo, que luego fue Sequence, donde fuimos residentes del patio. Luego Sequence cerró sus puertas y quedamos ‘a la deriva’ hasta que en 2018 nació Café Salazar, donde tuvimos de vuelta un lugar donde ir a bailar y pasar música. Ahí fuimos residentes todos los viernes en un proyecto llamado ‘Movimiento’ que fusionaba el graffiti, los tatuajes y por supuesto el hip hop. Ya que en algunos eventos teníamos de invitados a raperos de acá, en ese lugar nos consolidamos como Equal$, pues fue ahí donde empezábamos a tocar nuestras producciones de hip hop”, relataron los hermanos, quienes también se declaran fanáticos de los videojuegos.

Este dato no es algo “menor” para ellos porque como “la gran mayoría de los videojuegos tienen su banda sonora. Siempre que jugábamos, a la par íbamos descubriendo música, desde la ‘intro’ de los juegos o los mismos efectos de sonido”. Esta influencia que los marcó está plasmada en el álbum ya que usaron muchas voces y sonidos de videojuegos, y planean seguir haciéndolo. “Un juego que nos influyó mucho en el hip hop fue ‘Getting Up’, que literalmente se trata de un graffitero y la música era puro hip hop de los 90”, señalaron, además de citar que otros videojuegos que los atraparon por su música fueron “Need For Speed” o “Tony Hawk Pro Skater”.

Portada del álbum debut de los Vera Brothers.

El camino del disco

“Este álbum lo venimos trabajando hace bastante tiempo, y luego de mucho sentimos que es momento de exponerlo al mundo, ya que queríamos que sea un material lindo para la gente”, afirmaron Isaías y Jeremías.

Durante el proceso en que estaban explorando el mundo de producir hip hop, pues lo que hacían antes era más house y techno, reciben un mensaje de Miki Segovia quien les ofrece realizarles una ilustración inspirada en su música. “Esa ilustración le mostramos a Sofi, del sello paraguayo Inbetween, y ella fue la primera que impulsó el proyecto. Nos dijo que hagamos un álbum y lo publiquemos con el sello”. La idea cobró vuelo enseguida y el resto es historia.

El arte fue así realizado por el equipo de El Creativo “que son Sol, Miki y Eddy Graff”. En este sentido, el álbum también está disponible en YouTube con una animación del arte realizada por Derlis Villalba.

“Nos gustó tanto la idea que decidimos sacar el álbum con ese arte y nos inspiramos en él ya que tiene muchos detalles. Usamos muchos samples de imágenes que hay en el arte como por ejemplo voces de Michael Jordan, sonidos del Mortal Kombat o sonidos de Wu Tang Clan. Eso hizo que el álbum vaya tomando su forma y estilo”, confirmaron los DJs, quienes destacaron entre otras influencias que los fueron formando a “los López, Marcelo Soler, Denots MCs, entre otros artistas nacionales e internacionales que nos gustan mucho”.

Hogar y música

“Al álbum le pusimos de nombre “1075″ que es el número de nuestra casa y donde fueron creados todos los temas del álbum”, explicaron. Para ambos el hecho de que el álbum haya sido concebido allí significa que también el espacio físico y el arraigo al hogar influyó en su creatividad. “Todos los temas del álbum fueron producidos en nuestra casa. Días y noches en nuestro estudio, y hace no mucho tiempo tenemos un cuarto exclusivo para eso en la casa. Antes nuestro estudio iba rotando de habitación en habitación. Como vivimos en la misma casa desde que somos chicos y mucho de nuestra vida tuvo lugar acá, más que nada es un agradecimiento a este lugar”, reflexionaron.

En ese plano, también los hermanos indicaron que hacer esto es algo que siempre soñaron. “Es muy gratificante poder terminar un álbum o una canción para mostrarle al mundo”, manifestaron, además de expresar que si bien trae incertidumbre si le va a gustar o no a la gente, no piensan mucho en eso porque saben que están “en constante crecimiento”.

Para ellos “lo importante es poder dejar algo para el mundo”. “Nosotros sabemos que estamos dejando un pequeño aporte a la música hecha en Paraguay y no hay mayor satisfacción que eso”, indicaron, además de opinar que según su visión “los lanzamientos son como el currículum de los artistas” y significa que todo lo que uno va creando conforma esa trayectoria.

Con este disco ellos, justamente, inscriben un paso en su historia, incluso considerándose de la “nueva escuela” en la escena. Asimismo, observaron que las diferentes movidas ya sea la electrónica o la que aglutina a géneros latinos tuvieron un “impresionante crecimiento”. “Es muy increíble porque ahora somos inspiración para los que están arrancando, como así los que estuvieron desde antes fueron inspiración para nosotros. Es un círculo que siempre va a estar creciendo. Ojalá cada vez haya más paraguayos haciendo música y apoyando, por supuesto”, plantearon.

Experiencias y emociones

Más allá de pensar en este acontecimiento del primer álbum como un paso en su carrera artística, otra cosa que ellos consideraron “increíble” es la experiencia como seres humanos de “compartir con tremendos artistas que colaboraron ya sea con el arte, la mezcla, el master, etc. Sentimos como que unimos muchas cosas y estamos súper orgullosos del resultado. Sabemos que es un camino largo. Ser artista en Paraguay no es fácil, pero nosotros de todas maneras vamos a seguir haciendo lo que nos gusta y nos llena, siempre buscando mejorar como personas y artistas”, subrayaron.

Isaías y Jeremías plasmaron en este trabajo “muchas emociones”, según pensaron, porque “cada tema es completamente diferente al otro, o así lo sentimos”. Asimismo, esas emociones también fueron “muy cambiantes”, expresaron, pues en el proceso atravesaron momentos “tristes y alegres” y eso “también le dio mucha forma al álbum”.

“Esperamos que la gente primero que nada se sienta libre de explorar esos sonidos y que puedan transmitirle cualquier emoción. Con tal de que transmita algo a nosotros nos genera satisfacción. En toda la música siempre hay sentimientos de por medio y eso es lo que hace que todo sea más especial, y esperamos poder inspirar a los oyentes”, finalizaron.

Así, la música que nació desde los hermanos Vera, iguales en apariencia pero también en sentimientos, se transformó en “Equal$”. Músicas nacidas desde su hogar, el seno donde avanzó y avanza su creatividad. Pero también en colaboración con amigos, colegas, compañeros de camino que también representan un hogar.

Fuente -> http://www.abc.com.py