Cadena perpetua para un instalador de cámaras de seguridad que espiaba a menores en sus casas

0
4

Foto: GettyUn hombre de 39 años que instalaba sistemas de seguridad para una empresa local de Oklahoma ha sido sentenciado a cadena perpetua este jueves por ocultar cámaras espía en hogares donde trabajó para grabar en secreto a las niñas que vivían allí.El hombre, Ryan Alden, se declaró culpable de 28 delitos graves en junio. Estos delitos incluyen la creación y posesión de pornografía infantil. Según los fiscales, Alden tenía cámaras ocultas en dormitorios, baños y armarios de cuatro de las casas en las que trabajó en Oklahoma. Dos familias encontraron cámaras en las salidas de aire de las habitaciones de sus hijos.Alden tenía “decenas de miles de archivos” en su poder, según la policía, quien dijo que para desplegar sus cámaras ocultas mentía a los propietarios con una razón inventada para tener que regresar a sus hogares.El jefe de policía de Nichols Hills, Steven Cox, dijo a News9 que uno de los propietarios había llamado a una compañía de calefacción y aire acondicionado para que revisaran un problema de climatización en su hogar. Esta encontró cámaras atadas con cremallera a las salidas de aire de la habitación, el baño y el armario de su hija adolescente, según documentos judiciales. Como la casa estaba siendo renovada, varios equipos diferentes habían entrado y salido de la residencia, y Alden se convirtió en sospechoso.Después de una investigación sobre los dispositivos personales de Alden, se descubrió que había más víctimas entre las casas que había atendido. Un oficial del Departamento de Policía de Edmond dijo que las grabaciones podrían llenar 12 cajas de DVDs, según News 9. La policía dijo que había pornografía infantil en cinco de sus ordenadores y dos de sus teléfonos.Más allá de grabar en secreto a menores en hogares donde realizaba trabajos eléctricos, Alden también hacía fotos de niñas en gimnasios, escuelas y vestuarios de centros comerciales, así como vídeos de mujeres en restaurantes, centros deportivos e iglesias. Una declaración jurada de la policía afirma que Alden admitió haber registrado a personas sin su consentimiento durante cinco años.“Esta familia lo hizo todo bien, ¿sabes?”, dijo Cox a News 9. “Acudieron a las compañías recomendadas. Conocieron personalmente al individuo que colocó estas cámaras dentro de su casa”.

Fuente -> https://es.gizmodo.com/