Allanan cuatro casas y encuentran dinero escondido en casa de guardiacárcel – Nacionales

0
7


Los procedimientos policiales — fiscales fueron en Luque, en el barrio Nuestra Señora de la Asunción de nuestra capital y los dos restantes en la comuna de Emboscada, en Cordillera, informó Víctor Ruiz, periodista de ABC Color.

En un allanamiento encabezado por el fiscal Hugo Volpe, en Las Mercedes y Cerro León, del barrio Las Mercedes de Luque, se encontraron electrodomésticos y, según se tiene información, la camioneta Toyota Noah que tenía una escalera y habría estado ayer en el lugar del atentado. El vehículo intervino en el rescate del peligroso capo narco.

Lea más: Grupo comando mata a un comisario y rescata a narco

Según se informó, los delincuentes habrían logrado escapar del lugar antes de que los intervinientes llegaran al sitio, solo unos momentos antes.

El segundo allanamiento se realizó en Sargento Martínez 2034, en el barrio Nuestra Señora de la Asunción, en Santísima Trinidad, en la vivienda de la jueza Josefina Cuéllar.

Según se informó, los delincuentes alquilaron el lugar y supuestamente desde allí habrían salido los vehículos involucrados en el golpe registrado en la siesta de ayer.

Lea más: Samura, el jefe narco “tan peligroso o incluso más” que un miembro del PCC

Del lugar se levantaron evidencias, como ropas con logotipos de la Senad y documentos.

La jueza Cuéllar comentó que llevó el documento del arrendatario José Daniel Torales, de 25 años, oriundo de Encarnación, a la comisaría 20º metropolitana, donde los agentes le indicaron que este no tenía ningún tipo de antecedentes.

Fotocopia de cédula de José Torales, quien alquiló la casa de donde supuestamente salieron los criminales para cometer el atentado.

El joven había dicho a Cuéllar que era estudiante y que iba a trabajar en un frigorífico cercano, por lo que necesitaba alquilar una casa en la zona. El alquiler de la vivienda orilla los 2 millones de guaraníes.

Encuentran dinero en plantera

El comisario Gilberto Fleitas, uno de los que investiga el caso, conversó con radio ABC Cardinal este jueves y detalló que se encontraron G. 8.500.000 escondidos en una plantera de la casa de uno de los guardiacárceles demorados.

La Policía detuvo a dos de los siete guardiacárceles que custodiaron a los nueve presos que estaban en el móvil de traslado que fue atacado ayer. Fleitas dijo que las dos casas allanadas en Emboscada pertenecen a estos dos agentes.

La fiscal Alicia Saprisa, quien intervino en la vivienda, señaló que en la vivienda de este agente llamado José María Gómez también se encontraron evidencias a ser peritadas, como celulares y chip de teléfono.

Agregó que Gómez tenía un estilo de vida muy llamativa una casa nueva bastante lujosa, con muchos electrodomésticos y que también prácticamente cada miembro de la casa tenía un automóvil. En relación al otro guardiacárcel detenido, Ángel Cuevas, señalaron que levantaron evidencias a ser analizadas.

Además, el comisario Gilberto Fleitas detalló que otro guardiacárcel es sospechoso de haber facilitado un teléfono al capo narco ayer en Palacio de Justicia. “Hay otro guardia del que se sospecha su actuación ya en el Poder Judicial, indicios de que facilitó en dos oportunidades al criminal fugado un celular para hacer comunicaciones”, dijo.

Fleitas precisó que uno de los vecinos de uno de los guardiacárceles entregó un teléfono celular que supuestamente tenía información de uno de los agentes. El investigador contó que tomaron esa información en serio y encontraron información sensible dentro del dispositivo, que será peritado. “El teléfono es importante. Pensamos que pudo ser proveído por los criminales”, sostuvo Fleitas.

Ataque a caseta

El pasado martes, Gabriel David Insaurralde (33), de nacionalidad argentina, bautizado como “soldado” del Comando Vermelho atacó la caseta policial instalada en las calles Sgto. Martínez y Tte. Moreno, en momentos en que el agente asignado a ese puesto salió a hacer un recorrido.

Insarraulde dañó una computadora que está conectada a la red de cámaras del barrio. Dichas cámaras dan de pleno a la casa arrendada por la jueza a los delincuentes.

Se pensó en aquella ocasión que el motivo fue un intento de robo, pero con lo sucedido ayer los investigadores están convencidos que Insaurralde recibió ordenes para dañar los equipos para que los delincuentes que residían en la zona no sean grabados.

Fuente -> http://www.abc.com.py