“Yo no soy médico”: la indignante respuesta de Marito a un hombre desesperado que pedía medicamentos – Nacionales

0
19

VILLARRICA. Un hombre en total desesperación interrumpió el acto de inauguración de un parque sanitario en la IV Región Sanitaria, encabezado por el presidente y el vicepresidente de la República, Mario Abdo Benítez y Hugo Velázquez, respectivamente. A gritos, pidió auxilio para la compra de medicamentos para su hermano internado en terapia intensiva por COVID-19. La respuesta del Presidente fue: “No soy médico de acá, no sé qué insumo falta”. Acto seguido, se dio la vuelta y se retiró.

“Estoy clamando ayuda, mi hermano está por morir y yo me siento impotente y los políticos no nos hacen caso. Mi hermano está en su última etapa. No tengo más plata, no tengo más nada. Los medicamentos cuestan más de G. 800.000 y yo soy pobre”, dijo sumido en lágrimas de impotencia don Rubén Oviedo, taxista de Villarrica.

El hombre imploró ayuda para su hermano Adalberto Oviedo, quien está desde hace 14 días intubado a causa del COVID, pero los guardaespaldas del Presidente lo sujetaron y apartaron para que no pudiera llegar hasta donde estaba Mario Abdo, entonces elevó la voz y comenzó a pedir auxilio.

La respuesta de Mario Abdo fue una bofetada al pueblo. Inicialmente, pretendió hacer oídos sordos al clamor, pero fue tal la insistencia de los periodistas que terminó por responder con indolencia: “Yo no soy médico de acá. No conozco los insumos que faltan”.

Luego, los periodistas le insistieron en que si no hablaba con el hombre no iba a saber qué era lo que necesitaba y solo allí ordenó a uno de sus secretarios que hablara con el desesperado hermano del paciente y afirmó que, si le faltaba algo, él iba a pagarlo con su dinero.

“Ve un poco qué hay, vamos a solucionarle, y si hay un costo avísame, yo voy a cubrir”, ordenó Mario Abdo a uno de sus secretarios y luego subió raudamente a su vehículo, dando la espalda una vez más al pueblo.

Por su parte, consultado el ministro Julio Mazzoleni dijo que hay muchos medicamentos con que no se cuenta en el país, principalmente los relajantes musculares. Sobre la situación de desesperación del hombre, dijo: “Son cosas normales, y que se van solucionando a medida que se puede”, también mostrando falta de sensibilidad hacia una desesperada persona que estaba haciendo hasta lo imposible para que su hermano pueda seguir un día más con vida.

Justificó la falta de medicamentos indicando que no ocurre solo en el país, sino en todos los países del mundo, porque hay un exceso de demanda.

“Tenemos contratos abiertos que los empresarios no están pudiendo honrar la demanda, son cosas normales, pero vamos a resolver todo lo que se puede. Hay dificultades por todos lados”, dijo el ministro de Salud.

Fuente -> http://www.abc.com.py