Y el show continuó – Anuario 2020

0
17

La música desde la ventana digital

A falta de escenarios, las pantallas fueron en gran parte del año una ventana al mundo para los músicos. Lo digital se constituyó más que nunca en un puente de ilimitadas dimensiones, sirviendo en gran manera a facilitar y sostener el flujo de emociones.

Si bien el de la música fue uno de los rubros artísticos más golpeados, ya que la mayor parte de los ingresos provienen de los shows, fue un año fructífero para las creaciones y el desarrollo de los vínculos hacia el exterior. Hacia el final del 2020, con el ajuste de ciertas restricciones volvieron los conciertos en vivo, que se espera se sigan realizando con el cumplimiento estricto de las medidas sanitarias.

Un año de buenas noticias en cuanto a reconocimientos tuvieron varios artistas. Uno de los más destacados fue la nominación que recibió el álbum “Aguije”, de Tierra Adentro, como Mejor Álbum Folclórico en el Grammy Latino. Si bien no ganó, la banda cosechó gran experiencia en su paso por Miami, Estados Unidos.

Los integrantes de Tierra Adentro en Miami, desde donde acompañaron el anuncio de los ganadores del Grammy Latino.

El folclore trascendió nuevamente con el Premio Gardel a Mejor Álbum de Chamamé que conquistó el disco “Che mba’epu”, grabado aquí por la cantante paraguaya Mirta Noemí Talavera en conjunto con el dúo correntino Hermanas Vera. En la misma premiación, la pianista Chiara D’Odorico estuvo nominada al Mejor Álbum de Música Clásica por “Purahéi che retãgua”.

El productor Walter Riveros, el director de Capif, Javier Delupi; la cantante Mirta Noemí Talavera y el presidente de SGP, Elio Valdez; durante el acto de entrega del trofeo.

Cuatro importantes agrupaciones de música nacional celebraron este año su trayectoria con muchas ideas y nueva música. Tanto Paiko, como Salamandra y Flou, coincidentemente festejaron 20 años en intenso proceso creativo. Paiko lanzó “Eléctrico”, un disco grabado en México con importantes productores, y también aprovechó la virtualidad para lanzar el ciclo de entrevistas “La historia detrás del hit”. Salamandra, por su parte, viene anticipando nuevo disco con cortes como “En otra vida”, “2 AM” o “Voy”; además, lanzó el disco “Lados B en vivo” y celebró con un concierto por streaming teniendo al lago Ypacaraí como escenario natural. Flou, en tanto, lanzó nuevos temas como “Alpha” y “Almas”. En el lado folklórico, la tradicional agrupación Los Alfonso festejó sus tres décadas con un concierto virtual y el disco doble “30 años, 30 canciones”. Otras celebraciones fueron los 10 años de la Orquesta Filarmónica Ipu Paraguay y el Día de la Guarania, esta vez en conmemoración de los 95 años de creación de “Jejuí”, primera guarania de José Asunción Flores, que también desarrolló actividades de forma virtual.

El grupo Salamandra ofreció un show virtual por su 20° aniversario, a orillas del lago Ypacaraí.

Para incentivar la música en sus más diversos estilos, pudieron ser realizados de forma presencial el Festival Sol Mayor, dedicado a la ópera; y el ciclo Música por Mujeres, organizado por el colectivo Sorora. En Ypacaraí, Ndaipori Frontera reunió a los más destacados exponentes del hip hop y el rap nacional, también con invitados internacionales, entre otros eventos.

La virtualidad como puente

Los músicos y bandas empezaron a realizar conciertos por streaming como una forma de seguir conectados con el público. Así también algunos aprovecharon el momento para hacer una revisión hacia adentro y proponer creaciones desde lo que el encierro les significó.

Este año no tiraron la toalla y se adaptaron a lo virtual el Festival Mundial del Arpa, el Festival Internacional de Blues, las Jornadas de Música Nueva del Movimiento Pu Joa, Asujazz, Cruce de Campeones, e incluso el Festival ReciclArte realizó una segunda edición pero con artistas nacionales desde el anfiteatro “José Asunción Flores”.

Maestros del Jazz Paraguayo, grupo formado para cerrar esta edición del Asujazz entre lo presencial y virtual.

También orquestas como la Sinfónica Nacional, la del Congreso Nacional, la de la Ciudad de Asunción, al igual que la Sociedad Bach del Paraguay, tras el encierro y ensayos en sus casas, pudieron juntarse para ofrecer recitales en línea, muchos de ellos temáticos. Varias de las agrupaciones homenajearon a Beethoven por su aniversario número 250.

Nuevas propuestas nacidas a causa del confinamiento fueron Jeporeka, en el que Berta Rojas incentivó a la creación de obras de la mano de jóvenes compositores; Studio Jazzcional, ciclo con destacadas figuras del jazz y el soul nacional; Música Viva, organizado por la Dinapi, APA, SGP y AIE, y muchas más. El músico Amado Sarabia estrenó en dos capítulos el documental “La historia del ska punk en Paraguay”, y la cuarentena motivó a Kita Pena a crear la docuserie “Solistas”, con videos y música nueva.

Además de conciertos también las propuestas se diversificaron hacia lo didáctico, ya que hubo ciclos de entrevistas, charlas, talleres o capacitaciones. Este contexto nunca tan digital como ahora hizo que la gente quisiera estar actualizada aprendiendo todo lo relacionado al desarrollo de la música.

Visitas internacionales

No fueron muchas pero fueron buenas las propuestas de las visitas internacionales que tuvimos a comienzo de año. Como siempre, hubo para todos los gustos con un gran abanico de géneros musicales. María Creuza, Alejandro Sanz y Mon Laferte significaron conciertos que conmovieron al público por las canciones y sus carismas. Anitta, Sebastián Yatra, Tropkillaz, Alok, Pedro Capó y Robin Schulz, en diferentes eventos, pusieron a bailar a miles.

La cantante chilena Mon Laferte, quien está hace años radicada en México, deslumbró en Paraguay con su mix de influencias latinas, la calidad de su voz y su arrollador carisma.

La energía y el eclecticismo de Ca7riel y Paco Amoroso, dúo que ya venía de actuar en Encarnación, electrificó a un puñado de fanáticos en San Bernardino, al mismo tiempo que se realizaba el multitudinario Ja’umina, en el anfiteatro de dicha ciudad. La cumbia colmó así el sitio con bandas como Bronco, Damas Gratis y Ángeles de Charly. Tan solo un día antes ese mismo lugar se llenaba de rock, reggae y punk con el ReciclArte, con la presencia de 2 Minutos, Ciro y Los Persas, Bersuit Vergarabat, La Beriso, Los Cafres y El Kuelgue. Esta última agrupación retornó al país semanas después para dar un recital en Sacramento Brewing, confirmando una intensa relación con Paraguay.

La agrupación argentina Bersuit Vergarabat, que sorprendió con un fragmento de “Recuerdos de Ypacaraí”, en su paso por el festival Reciclarte.“A pesar del otoño, creceremos…”

La cosecha nacional tanto de discos físicos, álbumes digitales, EPs, como también de sencillos y videoclips fue sumamente fructífera, dejando una lista de incontables lanzamientos. Lo más notorio y a la vez satisfactorio, es que hoy en día la oferta musical nacional puede conformar a todos los gustos.

En esta gráfica citamos varios de los discos que salieron este año en diferentes formatos, y más abajo les dejamos una cargada playlist con algunos temas de dichos álbumes como también sencillos para ir despidiendo el año al ritmo de lo mejor de la música hecha en Paraguay.

Expandiendo los límites del Teatro

La pandemia impuso un gran desafío al sector teatral, justo cuando la temporada de estrenos comenzaba a despegar y ya había varios títulos listos para subir a escena. Sin embargo, actores y directores encontraron la manera de seguir en contacto con el público desde la virtualidad, expandiendo horizontes más allá de nuestras fronteras.

El Centro Paraguayo del Teatro (CEPATE) celebró sus 40 años presentando una inédita versión virtual de la “Semana del Teatro”, grabando especialmente varias obras seleccionadas tras una convocatoria abierta. También el Festival Internacional de Teatro de Encarnación (FITE) adoptó una modalidad online, permitiendo llegar al público de distintas ciudades y del exterior.

Las “Supersayayinas del cyberespacio” es una de las obras que formó parte de la “Semana de Teatro”.

Algunas puestas debutaron directamente en formato virtual como los shows de humor “Una mami en cuarentena” y “Re-inventado”, la obra “Candy bar”, que propone un interesante cruce entre el teatro y el lenguaje audiovisual; el drama “El galpón”, la comedia “Inundadas” y la obra de teatro documental “Aháta Aju”.

Los premios Edda al Teatro en Asunción también se adaptaron a la “nueva normalidad” anunciando a los ganadores en una ceremonia virtual. La organización del certamen también brindó la posibilidad a las obras “Sombras de Zoilo”, “Es sobre nosotros (también)” y “SED: Sindicato de los Eternos Desplazados”, la posibilidad de ser grabadas y re-estrenadas en streaming.

El ingenio y las ganas de seguir contando historias también llevaron a los artistas locales a adoptar nuevas modalidades de compartir experiencias teatrales. Una de ellas fue “Amor de cuarentena”, desarrollada a través de audios de WhatsApp, o la obra “Mentir la verdad”, realizada a través de Zoom. Y el confinamiento también permitió reflotar el formato del radioteatro, a través de la iniciativa de Ariell López “Radio Teatro Py”, y también de “Oparire Guerra Guasu”, del Grupo Real de Teatro.

Puestas como “La noche antes” y “El cantar de los cantares” vieron interrumpidas sus temporadas por la pandemia, pero volvieron cuando se reabrieron las salas. También llegaron a escena nuevas propuestas como “Caraduras”, “El sonámbulo” y “Sale 50”.

Calolo Rodríguez protagonizó el unipersonal “El sonámbulo”.Nuevos logros para el cine paraguayo

Pese a que las salas en casi todo el mundo permanecieron cerradas por varios meses, el cine paraguayo siguió cosechando logros en este 2020. “Morgue”, que se había convertido en la gran revelación del año pasado, sorprendió en enero con la noticia de una posible remake en inglés, más adelante consiguió vender sus derechos a la cadena HBO para su exhibición en Latinoamérica y estaría llegando a los cines de Estados Unidos el próximo año tras venderse a la distribuidora Well Go USA. La película de Hugo Cardozo también fue elegida para la reapertura de los cines en Taiwán, llegando este año a otros países como Rusia y Bolivia, además del reconocido festival de Sitges, España.

Uno de los grandes estrenos de este 2020 fue “Matar a un muerto”, de Hugo Giménez, que llegó a los cines el 5 de marzo, encabezando la taquilla el fin de semana de su debut nacional. Lastimosamente su paso por los cines se vio interrumpido por la pandemia, pero cosechó una mención especial del jurado tras su paso por el Festival de Punta del Este, Uruguay; y el Kikito a Mejor Actor para Aníbal Ortiz en el Festival de Gramado, Brasil.

Con el estreno mundial de su documental “Apenas el sol”, la cineasta paraguaya Aramí Ullón fue la encargada de abrir el Festival Internacional de Documentales de Amsterdam (IDFA), considerado el más importante del mundo en lo que respecta a documentales. El filme, que se adentra en la historia del pueblo ayoreo, obtuvo muy buenas críticas y gran repercusión a nivel internacional.

Aramí Ullón y la ministra de Cultura holandesa presenciaron el filme desde el Teatro Tuchinski.

Y si pensábamos que el recorrido de premios de “Las Herederas” ya había llegado a su fin en este 2020, la Real Academia Española nos sorprendió reconociendo al guion de Marcelo Martinessi con el premio Borau-RAE. El cineasta paraguayo ya trabaja en lo que será su siguiente largometraje “¿Quién mató a Narciso?”, tras obtener en apoyos del Fondo Hubert Bals y del foro de Coproducción Europa- América, que le otorgó el premio “Dale” en el Festival de San Sebastián.

Otra producción paraguaya que estuvo presente en el festival español fue “Boreal”, de Federico Adorno, que integró la selección de WIP Latam. La producción también fue seleccionada en el work in progress del festival francés Entrevues Belfort.

Y ya sobre el final del año, Paz Encina estrenó en Facebook el documental “Veladores”, grabado a través de una plataforma de videoconferencias con nietos de los integrantes del Movimiento Popular Colorado (MOPOCO).

El 29º Festival Internacional de Cine, al igual que otros grandes encuentros cinematográficos del mundo, también adoptó la modalidad virtual. En este marco, Rodrigo Calonga estrenó su largometraje documental “Repatriados”, en el que retrata la experiencia de los albergues creados por el gobierno para que los compatriotas que regresaban al país cumplan su cuarentena.

Los cortometrajes también pusieron a Paraguay en la nómina de premiaciones de festivales internacionales. “Veo Veo”, de Tania Cattebeke, se alzó con el premio al Mejor Cortometraje Iberoamericano en el Festival de Cine de Huelva, España; mientras que “Pasadas por agua”, de Rodrigo Gastiaburo, conquistó el segundo premio del Concurso George Méliès en el Festival de Mar del Plata, Argentina. También se llevó a cabo el certamen de SmartFilms Paraguay, premiando a cortometrajes realizados con el teléfono celular.

Y si bien parecía que en este 2020, el Instituto Nacional del Audiovisual Paraguayo (INAP) ya iba a ser una realidad, su conformación aún está en proceso. A inicios del año se formó una Junta de Calificación para llevar a cabo el concurso de oposición del que saldría la terna de candidatos para la dirección ejecutiva de la entidad. Sin embargo, el proceso generó reclamos desde varios gremios, se llevaron a cabo dos concursos y, hasta el momento, no se ha definido la dirección del nuevo instituto.

La creatividad de artistas y gestores culturales, sobre todo para sortear las dificultades que trajo consigo la pandemia, se ha puesto de relieve en este 2020. Y si bien la incertidumbre aún rodea al sector para el año entrante, este que se va ha potenciado nuevas maneras de disfrutar del arte.

Fuente -> http://www.abc.com.py