Vuelven con juicio oral terroríficas imágenes del quíntuple homicidio

0
16

Las dantescas escenas, cual película de terror, donde la Policía desenterró cinco cadáveres en una céntrica vivienda de Asunción, vuelven a la memoria con el juicio oral que se hace en tribunales. Esta semana se cumplen 2 años de aquel terrorífico hallazgo.El quíntuple crimen salió a la luz aquel 8 de octubre de 2018, en la ahora llamada casa del horror, ubicada en Oliva entre Montevideo y Ayolas. El viernes pasado, el tribunal de Sentencia, junto con las partes, se constituyeron en el lugar para verificar la vivienda. Hasta el momento, unos 18 testigos ya depusieron ante las juezas Gloria Garay, Gloria Hermosa y Alba González, donde relataron distintos momentos, que llevaron al descubrimiento de los cuerpos. Aquella tarde noche, hallaron primero el cuerpo semienterrado de Julio Rojas Delvalle, en una de las habitaciones. Después, ya en el fondo, tras excavar, hallaron los cadáveres de su esposa Elva Rodas de Rojas, su hija Dalma Rojas, y los dos hijos menores de esta. Luego del crimen hubo una persecución a un taxista, que llevaba al principal sospechoso, Bruno Marabel, pareja de Dalma Rojas, quien fue detenido después, y ahí comenzó el proceso. EL JUICIO. En el juicio oral, el forense Pablo Lemir explicó que tres de las cinco víctimas murieron de múltiples heridas de arma blanca, y otras dos asfixiadas. Según dijo, las mujeres y los niños murieron primero, y luego el hombre. Otro testigo, el taxista Jorge Samaniego, explicó que lo habían detenido y puesto en la misma celda con Bruno Marabel, donde le preguntó si él lo había hecho. La respuesta le aterró, dijo. “Sí los maté a todos…”, le contestó. Según el vecino, Elvis Alvarenga, la última vez que vio Elva Rodas, a su hija Dalma y a los niños fue el 28 de setiembre del 2018, cuando traían a los chicos de la escuela. También vio a Julio Rojas, el 2 octubre, cuando fue a comprar saldo porque no podía comunicarse con ellas. Creía que su teléfono tenía problemas. El fletero, Hugo Servín, comentó a las juezas que el 1 de octubre había llevado una carga de 2 bolsas de cemento y 10 de arena en la casa. Fue Bruno Marabel el que pagó G. 150 mil por los materiales y G. 40 mil por el flete. Por su parte, otra testigo, Alexandra Zárate, dijo que tenían contrato con Elva Rodas para usar el estacionamiento, pero que se había cerrado, por lo que fue a consultar. Ahí, primero le recibió una mujer, que dijo que habían viajado y ella estaba limpiando. La misma testigo, explicó que pudo hablar con Bruno Marabel, que le dijo que la familia había viajado a la Argentina. Como tenía contactos con la Policía, y por la factura de Elva Rodas, tuvo los datos con lo que pudo averiguar que no cruzaron la frontera. Fue la misma Alexandra Zárate, la que denunció en la Comisaría 1ª, la desaparición de la familia. Ese 8 de octubre, tras el olor nauseabundo que salía de la casa, llamó al 911, y ahí la Policía entró. En el juicio oral juzgan a Bruno Marabel, principal acusado, por homicidio doloso agravado, donde las penas van de 5 a 30 años de encierro en caso de condena. La otra, Araceli Sosa, enfrenta cargos por omisión de aviso de un hecho punible, frustración a la persecución y ejecución penal, y reducción, donde si se prueba el concurso de delitos, la pena podría ir hasta 7 años y medio. El juicio oral empezó el 22 de setiembre en el Palacio de Justicia.

Fuente -> http://www.ultimahora.com