Votantes ansiosos en la recta final de unas elecciones sin precedentes en EEUU – Mundo

0
15

Varias crisis se solapan en las elecciones de este martes. El país está sacudido por la pandemia de coronavirus, continúan las protestas por los asesinatos policiales de minorías y el presidente, Donald Trump, no ha dejado de sembrar dudas sobre el recuento de votos.

Para ilustrar aún más la tensión subyacente a la votación, los comerciantes de varias ciudades tomaron precauciones y tapiaron las ventanas y puertas de sus negocios, en caso de que estallen disturbios.

“Anticomunista y millonario”

En Florida, otro estado crucial que podría determinar el resultado final, la diferencia la podrían marcar los jubilados blancos preocupados por la pandemia, los hispanos que temen un supuesto socialismo en el corazón del capitalismo mundial, los exconvictos que recuperaron el derecho al voto en 2018 o los afroamericanos motivados por las protestas sociales.

En un centro de votación en Miami, la septuagenaria Annie Belman dijo que la gestión de la pandemia del presidente fue un factor en su decisión de votar por Biden.

“El enfoque de Trump contra la ciencia y su comportamiento imprudente es una de las muchas razones por las que nunca votaría por él”, comentó.

Las encuestas han dado indicios de que los jubilados de Florida, tradicionalmente republicanos pero más vulnerables al coronavirus, podrían inclinarse por Biden debido a la pandemia.

No obstante, Trump tiene asegurado otro grupo electoral clave en Florida: los cubanoamericanos y otros hispanos convencidos de que solo el presidente les garantiza que estarán a salvo de un gobierno socialista.

Clara Giménez, una cubana de 49 años que llegó en el bote “Mariel” en 1980, dijo que votó por Trump “porque es anticomunista y porque es millonario, no necesita dinero ni necesita fama”.

“¿Quién va a votar por Biden?”, se preguntó, incrédula, bajo una gorra rosa con el eslógan de Trump “Haz América grande de nuevo”.

“No necesitamos un presidente ‘nice’ (agradable), necesitamos un presidente como él, que tenga pantalones”.

Biden puede darse el lujo de perder Florida y aun así ganar la presidencia, pero casi todos los modelos muestran que Trump necesita una victoria en este estado para quedarse en la Casa Blanca.

Acabar con la pesadilla

Para muchos otros, la elección es nada menos que una lucha total por salvar la democracia estadounidense, y muestran como prueba las conspiraciones acicateadas por Trump y su fracaso en repudiar enérgicamente a los grupos de supremacistas blancos.

En la ciudad natal de Trump, Nueva York, un hombre dijo que esperó 45 minutos en la fila para emitir su voto. “Pero ya he aguardado tres años, cuatro años. Sí, ya he esperado mucho tiempo”, dijo Jess, de 54 años, quien se negó a dar su apellido.

“Quiero terminar con esta pesadilla. Estoy ansioso. Estoy preocupado. Solo Dios sabe lo que va a pasar hoy”.

Más de 100 millones de estadounidenses optaron por votar temprano, ya sea en persona o por correo, y en algunos lugares de votación las filas eran este martes cortas o inexistentes.

Sin embargo algunos pensaron que, en un año en el que reina tanta confusión sobre las elecciones, era mejor presentarse el propio día de los comicios.

Fue el caso de Michael Murphy en Phoenix, Arizona, un estado que Trump ganó en 2016 pero que ahora se considera incierto.

“Esperé para que no hubiera ninguna posibilidad de que mi voto se perdiera entre mi mano y la máquina”, dijo Murphy, que llevaba un tapabocas y una camiseta que decía “vote”.

Los estados del medio oeste, especialmente Wisconsin y Michigan, también serán claves para cualquier victoria, y allí los votantes salieron a las urnas temprano.

La segura California

Entretanto, en la costa oeste, no había dudas de que Biden ganaría en California y algunos mostraban cierta envidia de los votantes de los estados indecisos, que son los que finalmente decidirán las elecciones.

“Desearía que mi voto pudiera marcar una diferencia mayor, como lo haría en Arizona u otro estado indeciso, pero estoy feliz de ejercer mi derecho al sufragio”, dijo Harry, de 52 años, un trabajador de la construcción que se negó a dar su apellido.

En Portland, en el noroeste del país, que ha sido un semillero de protestas contra la policía en los últimos meses, los residentes estaban resignados ante la probabilidad de que las tensiones aumenten a medida que avance el día.

“Las protestas probablemente ocurrirán sin importar quién gane, ya sea Biden o Trump”, dijo William Anderson, un guardia de seguridad de 64 años.

“Nunca había visto en mis más de 60 años que sucediera algo así”.

Fuente -> http://www.abc.com.py