Varias irregularidades denunciadas por Trump – Mundo

0
19

En una entrevista con el diario The Washington Examiner, el mandatario se mostró confiado en que ganará los 270 delegados del Colegio Electoral que necesitaría para mantener la Presidencia, pese a que los grandes medios de comunicación del país dieron como triunfador el sábado pasado al candidato demócrata Joe Biden, informaron EFE y AFP.

Durante la conversación, el republicano Trump ofreció su perspectiva sobre la situación en varios estados clave, donde, según él, sigue teniendo posibilidades de dar la vuelta a la situación.

“Vamos a ganar Wisconsin –señaló–. Arizona se reducirá a 8.000 votos, y si podemos hacer una auditoría de los millones de votos, encontraremos esos 8.000 votos fácilmente. Si podemos hacer una inspección, estaremos en buena forma allí”.

Auguró que también va a ganar en Georgia: “Porque ahora estamos 10.000, 11.000 votos por debajo, y tenemos un conteo manual”.

Georgia inició ayer el recuento manual de todos los sufragios emitidos en los comicios del 3 de noviembre, en vista del estrecho margen del primer conteo entre Trump y Biden, quien tiene 14.000 votos a su favor y que le supondrían los 16 delegados de este estado.

En ciertos lugares “no dejaron a nuestros observadores electorales y observadores vigilar u observar. Eso es importante. Deberían haber desechado esos votos que pasaron en los momentos cuando (los veedores) no estaban allí. Fuimos a los tribunales y el juez ordenó que regresaran, pero eso fue después de dos días y millones de votos podrían haber pasado, millones, y estamos solo 50.000 por debajo”.

Preguntado sobre cuánto tardaría todo esto, Trump respondió: “No sé, probablemente dos semanas, tres semanas”.

Trump lleva adelante acciones contra las irregularidades detectadas, y sostiene que se trata de un fraude en amplia escala, en un país profundamente polarizado por sectores extremistas (filomarxitas).

En ese sentido, el mandatario saliente reiteró estas acusaciones en un tuit ayer.

“Durante años los demócratas han predicado sobre lo inseguras y amañadas que nuestras elecciones habían sido. Ahora afirman: ¡qué trabajo más maravilloso la Administración de Trump hizo convirtiendo las de 2020 las elecciones más seguras! En realidad, esto es cierto, excepto para los que los demócratas hicieron (aludiendo a los estados gobernados por demócratas). ¡Elecciones Amañadas!”, clamó Trump.

Debido a lo estrecho del resultado, el estado de Georgia comenzó ayer el recuento de los votos, un proceso que puede durar cinco días.

En varios estados, la diferencia a favor de Donald Trump era de grandes proporciones el día de las elecciones, pero al día siguiente cambió, cuando se avanzó en el conteo de votos por correo, Biden comenzó a pasarlo.

Los republicanos sostienen que, a pesar de que se esperaba que el voto por correo sea mayoritario para los demócratas, la proporción observada supera todo lo previsible, y resaltan las diversas irregularidades presentadas en ese forma de votación.

Como, por ejemplo, el envío masivo de papeletas a ciudadanos, incluso cuando estos ya no estaban registrados en esa circunscripción.

Asimismo, se detectó el “voto” de personas fallecidas.

Durante el escrutinio, las autoridades demócratas en ciertos lugares tapiaron las vitrinas de los salones donde estaban realizando el conteo de los votos.

Se detectó que una aplicación informática utilizada en el conteo, en diversos estados, contabilizaba los votos de Trump en la columna de Biden, aunque los demócratas sostienen que eso luego se arregló.

Todas estas irregularidades están siendo analizados por la justicia estadounidense, que deberá dictaminar si fueron solo fallos humanos y técnicos, o si constituyen fraude electoral.

Cuando los demócratas reclamaron lo mismo

Hace 20 años, en las elecciones de noviembre del año 2000, Estados Unidos vivió una situación similar a la actual. Los demócratas estaban en el poder, y Gore era el candidato oficialista.

En ese entonces, fue el candidato demócrata, Al Gore, quien impugnó los resultados, de Florida, también denunciando fraude electoral.

Este pidió el recuento de los votos en Florida, donde el conteo inicial daba al republicano George W. Bush mayor cantidad de votos.

Era la primera vez, en décadas, que un candidato no aceptaba los resultados proyectados en el día mismo de las elecciones.

Las acciones del demócrata llevaron a que el resultado final de esos comicios no se conocieran inmediatamente.

La situación llegó hasta la Corte Suprema.

Todo el proceso iniciado por Al Gore llevó semanas, hasta que 38 días después quedó establecido que Bush había ganado por 537 votos.

Fuente -> http://www.abc.com.py