Una Ráfaga de cumbia vuelve a sonar tras el descanso obligado por la pandemia

0
15

“No vamos a curar ni arreglar la vida de nadie pero se la vamos a hacer un poquito más linda con la música (…) y también un poco hacerlos bailar”, dice en una entrevista con Efe Ariel Puchetta, el vocalista de la banda, quien regresó a ese puesto en 2017 después de más de una década fuera de la banda.Cuando Puchetta ya estaba readaptado por completo y Ráfaga giraba como de costumbre por Latinoamérica, la pandemia cortó la progresión y, por eso, el cantante tenía ganas de regresar a los escenarios. El primer concierto después del parón será el 17 de octubre, sin público y desde un plató, pero al menos será un concierto: “tenemos planeadas un montón de imágenes de visuales con las pantallas, tenemos un montón de cosas que lo van a hacer bastante televisivo”. Y, por supuesto, el elemento estrella de la cumbia, la participación del público. “Siempre nos planteamos un show teniendo a la gente de frente, que la gente levante las manos, interactuar con la gente y acá no va a pasar, si bien la gente puede estar bailando en sus casas no lo vamos a ver”, lamenta. Pero asegura que para resolverlo tendrán un canal activo donde hablarán con quienes estén conectados al recital, para el que hay que adquirir entrada por internet. “Que nos digan en qué país están y de ese modo interactuar, vamos a hacer un recorrido por varios discos, esperemos que llegue esa conexión (con el público)”, recalca. Los grandes éxitos “no pasan de moda” Si todo va bien, entonces las canciones más míticas de los argentinos sonarán por algunas ventanas y balcones de América Latina y también de lugares como España, donde Ráfaga ha tenido éxitos de ventas. “Lo que pasó con La cerveza, Mentirosa, La luna y tú y Ráfaga de amor… Eso es lo más difícil de conseguir”, asegura Puchetta sobre las canciones que, a pesar de contar ya algunas de ellas con más de 20 años, siguen sonando en todo tipo de fiestas. Cuando lo dice, Puchetta se pone a cantar el estribillo de Mentirosa, una canción cuyos acordes remiten inmediatamente a la juventud de varias generaciones, desde que salió en 1998, hace 22 años. “No pasan de moda”, destaca. Puchetta estuvo en los inicios de Ráfaga y después continuó su carrera en solitario a partir de 2003, por lo que tras 13 años fuera de la banda, volver con el resto de músicos fue una experiencia de acople constante. El artista indica que hasta que encajaron, pasaron “varios meses”, pero después conectaron y ya tenían sus espectáculos “bien asentados”. El pasado marzo estaban en Chile después de hacer dos conciertos llenos de público cuando llegó el coronavirus de forma masiva a América Latina y ya no se volvieron a reunir hasta este septiembre, cuando han regresado a los ensayos. “Estuvimos seis meses casi sin vernos (…), en este tiempo se abrió un poquito más la cosa como para ir al estudio, ir a poder ensayar entre pocos personas, pero nos estamos juntando de a poco”, recuerda. Ráfaga se pone en forma Puchetta, en particular, nota “la voz más limpia” y compara los primeros ensayos con la falta de oxígeno que sienten los futbolistas cuando van a jugar a la altura de ciudades como Quito. Durante los meses más duros de las cuarentenas en los diferentes países, hicieron poco por no “aprovechar la moda” de lanzar temas por la pandemia, aunque puntualmente sí enviaron una pequeña grabación del clásico tema Resistiré, del Dúo Dinámico, dedicada a los familiares de unos integrantes del grupo que se encontraban en Asturias, en España. Cuando los miembros de Ráfaga se vistan para el concierto el 17 de octubre, la cumbia volverá a ese y a muchos otros países de la mano de uno de los mayores representantes del estilo desde finales de la década de los noventa.Fuente: EFE/Pablo Ramón Ochoa

Fuente -> http://www.ultimahora.com