Un enorme salto para la humanidad, la llegada del hombre a la Luna

0
6

“Nosotros, la tripulación, sentimos el peso del mundo en nuestros hombros, sabíamos que todos nos estarían mirando, amigos o enemigos”, dijo el piloto del módulo de comando, Michael Collins, desde el Centro Espacial Kennedy. Buzz Aldrin y Michael Collins son los únicos dos tripulantes que sobreviven del Apolo 11 que aterrizó en la superficie de la Luna, en una misión que cambiaría la forma en que la humanidad concibe su lugar en el universo. Su comandante y el primer hombre que pisó la Luna, Neil Armstrong, falleció en 2012. La nave espacial tardó cuatro días en llegar a la Luna antes de que el módulo lunar, conocido como Eagle, tocara suelo en la superficie, del satélite el 20 de julio de 1969. Armstrong salió de la cápsula unas horas después descendiendo hasta el pie de la escalera, mientras pronunciaba la frase inmortal: “Ese es un pequeño paso para el hombre; un gran salto para la humanidad”. Collins permaneció en órbita lunar en el módulo de comando Columbia, el único medio de transporte que los astronautas tenían para regresar a la Tierra. “Siempre pienso que un vuelo a la Luna es como una larga y frágil cadena de acontecimientos”, dijo Collins, de 88 años, en el primero de muchos eventos planificados durante este semana. Esto incluye la devolución del traje de Armstrong al Museo del Aire y el Espacio de Washington, tras más de una década de trabajos de restauración. Collins rememoró que la misión se dividió en pequeños objetivos, como conseguir ir más rápido que la velocidad de escape de la Tierra, necesaria para liberarse de la fuerza de la gravedad terrestre, o reducir la marcha para orbitar sobre la Luna. Aldrin, que fue relativamente más esquivo con la prensa, no participó en el acto al que estaba previsto que acudiese con su ex compañero de viaje. Activo en Twitter y siempre con calcetines con la bandera estadounidense, Aldrin sufrió problemas de salud y familiares que culminaron en marzo con una tregua a una disputa judicial con sus hijos sobre sus finanzas. Aldrin es el segundo hombre que pisó la Luna. Solo cuatro de los 12 hombres que estuvieron en suelo lunar están vivos. A diferencia de sus ex compañeros, Collins pasó medio siglo respondiendo preguntas sobre si se sintió solo o excluido.

Fuente -> http://www.ultimahora.com