Trío Blue: creando fantasías – Espectáculos

0
28

El agua, la melancolía o la niñez son temas que rondan en las “Microfantasías” del Trío Blue. Ese es el nombre del primer álbum que lanzaron el año pasado y que se constituyó en la presentación de sus temas originales. Pero el debut de mañana será más que especial, pues estrenarán obras nuevas que formarán parte ya de otros materiales y, además, tendrán la presencia de compañeros de travesía como Paula Rodríguez (contrabajo), Nelson Sosa (guitarra y flauta traversa) y Arturo Benítez (corno).

Tras el recorrido que hicieron las seis obras que conforman el primer álbum colándose en las mentes y corazones de muchas personas, el momento de presentar en vivo es una ocasión que llena de emoción a los artistas. “Como grupo, como intérpretes, como compositores, para nosotros es como un combustible tener ese feedback de las personas con el entusiasmo, el interés, la expectativa”, afirmó Ale Leju, quien interpreta el violín y la viola en este proyecto.

Al decir del músico, el acompañamiento de la gente es algo que impregna de “mucha emoción” a este momento, “y más porque estaremos tocando por primera vez con un nombre, con la solidez de nuestro repertorio ya publicado en las plataformas, y también de lo que ya está grabado con un tercer proyecto ahí en la cuna. Es como pasar por todas las emociones al mismo tiempo. Estamos resensibles y reemocionados, esperamos que esta sea la puerta de muchas otras cosas”, dijo.

Dando una mirada a la trayectoria de los tres, “corta pero intensa”, según expresó, expuso que vieron que “sí hay un campo para la música instrumental no tan explorado” y que el interés y la avidez por descubrir están ahí. De ello queda una felicidad y el sentimiento de decir “esto es lo que quiero hacer, para esto es lo que me aboco y es el camino que quiero seguir trazando”, puntualizó.

Al anunciarse el concierto a través de las redes sociales, mediante las fotos de Cesia Ashmore y con un collage de Romina Aquino, la gente respondió con la misma emoción que ellos por tocar.

En ese contexto de expectativa, emoción y lo que estamos viviendo, preparar un concierto de música instrumental es sin dudas “muy caótico”, al decir también de Ale. Eso, dijo, es “principalmente porque hacer un montón de cosas al mismo tiempo conlleva un montón de responsabilidades, y a eso se suma la vida personal de cada uno, los tiempos que corren que no son nada fáciles, pero nos preparamos básicamente ensayando mucho y dejando fluir nuevas ideas también”, mencionó.

El músico profundizó en que empezaron a abordar lo que ya habían grabado “con un oído fresco, intentando salvar cada pedacito de su propio tedio cuando se repite, cuando ya se publica”. Sobre esa afirmación subrayó lo importante de reencontrarse con sus propias obras y “encontrarle otra vez el sentido”.

Asimismo, aseguró que ese proceso tiene un aura de “responsabilidad” porque “cuando uno se pone a hurgar en los sentimientos, especialmente en esa memoria primigenia de la existencia que es la infancia, salen un montón de cosas. Salen en uno, en la obra, y salen en quien la escucha, quien las toma como suyas, entonces eso te da una responsabilidad enorme. Vos estás creando una fantasía en otro, dejando aflorar la tuya, y eso de donde sea que salga y a donde sea que va viene con algo añadido que es como esa responsabilidad de ser lo mejor posible y darlo todo, no guardarse nada, no esperar nada. Aquí, ahora, en este momento darlo todo”, planteó el artista.

La música como espejo

Por otro lado Mar Pérez, quien tiene a su cargo la trompeta y los teclados, recordó que este proyecto que nació de la amistad compartida y el desarrollo y la exploración de la música de cámara, como también del universo sonoro del estudio Ghibli, reconoce la importancia de que la gente se sienta identificada con su música.

Desde su perspectiva, la música también observó el desafío que implica interpretar música instrumental y así llegarle a la gente. “Realmente nuestras músicas son resultado de todo lo que tenemos adentro. Tenemos mucha sensibilidad y mucho que contar, mucha nostalgia, muchos recuerdos. Pega que la gente se apropie y con cada música abra un imaginario. Por eso pega la música instrumental, porque no le impones a la persona que está escuchando, no le impones una letra o una idea. Creo que la música instrumental justamente abre muchas puertas y vos decidís a donde quiere llevarte”, reconoció.

Mar aseguró que tienen preparado un show “bastante cargado” y que les gustaría compartir con las personas que siempre les siguen, como también con la gente que escuchó el disco pero que nunca los vio tocando en vivo. “Es importante compartir el tocar en vivo porque no es lo mismo que escuchar el álbum, más que nada porque manejamos muchas emociones todo el tiempo y al tocar en vivo también”, aceptó.

“En realidad yo creo que eso se decanta solo y por más que nos gustaría que haya mucha gente ahí creemos que va a estar la gente que tiene que estar, la gente a la que le llegó de alguna u otra forma las Microfantasías que ya publicamos y a las personas que ya fueron en algún u otro momento a nuestros toques anteriores”, advirtió a su turno Ale. “Sabemos que la música instrumental tiene como un paso atrás respecto a la música cantada y que algunas veces las artes visuales o las escénicas también, como un hijito más extraño de las artes, pero sin embargo hay un ‘feedback’ de interés enorme y esperamos que podamos llegar lo mejor posible a esas personas porque por ellas se hace todo esto”, añadió.

Mar, finalmente redondeó que su lema este año es “dar todo”. “Lo damos todo con mucho amor y con mucha sinceridad. Siempre lo nuestro tratamos de hacerlo desde lo más profundo posible, lo más genuino posible. Es música simple para gente complicada como dice Ale, por nosotres”, cerró.

Fuente -> http://www.abc.com.py