Toyota y el hidrógeno: la sociedad cero emisiones es posible

0
27

José Manuel González Torres

Cuando Toyota lanzó el Prius en 1997, hace más de veinte años, marcó un antes y un después en el sector del automóvil. Se trataba del primer vehículo híbrido de producción en serie, que llegó a Europa en el 2000, y convertía a la marca nipona en la referencia de la movilidad eco-friendly. Su diseño no consiguió ningún reconocimiento pero era una obra de ingeniería y aerodinámica, un concepto vital para una mayor eficiencia y un consumo mínimo para aquella época. En 2003 llegó la segunda generación y, por ese entonces, los híbridos ya no eran vehículos desconocidos para el gran público. La capacidad de innovación de Toyota quedó sobre la mesa, manteniendo sus estándares de fiabilidad, y su acierto hace sospechar que su actual apuesta también puede convertirse en la norma. Un camino marcado por la utilización de un elemento clave: el hidrógeno.

La firma japonesa trabaja desde hace más de dos décadas para lograr que el hidrógeno sea una fuente principal de energía, utilizándolo como herramienta contra el cambio climático y la emergencia planetaria que nos concierne a todos. La visión de Toyota sitúa este elemento de la tabla periódica en el centro de la sociedad del mañana. Una sociedad cero emisiones en la que convivirán, al principio, los vehículos híbridos eléctricos (HEV), híbridos enchufables, (PHEV) eléctricos de batería (BEV) e híbridos eléctricos con pila de combustible de hidrógeno (FCHV). Muchos pensaremos en turismos convencionales pero la firma va más allá, estableciendo un plan para todo tipo de transporte pero también de consumos. Es decir, desde barcos y camiones hasta la climatización de un hogar, pasando por los vehículos particulares, compartidos o servicios de movilidad.

Hemos hablado largo y tendido del hidrógeno, un medio limpio e infinito en nuestra atmósfera. Desde Toyota han iniciado todo tipo de proyectos y pruebas en vehículos tan dispares como un yate, una carretilla industrial o un tren. El primero de ellos es el Hynova 40, creado por Hynova Yacht con la colaboración de Toyota, que incluye un sistema de pilas de combustible para aumentar su autonomía y ampliar la capacidad de navegación de este tipo de barcos. Los trenes son un tipo de transporte masivo, de presencia significativa en todo el mundo y vitales para el transporte de mercancías. Por ese motivo, Toyota, junto con otros implicados, se encuentra en pleno desarrollo de un ferrocarril capaz de propulsarse con hidrógeno.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es