Tapabocas podrían dar inmunidad y su doble uso mayor protección

0
35

Las vacunas anti-Covid aún no llegan y el desafío de inmunizar a la mayor parte de la población paraguaya es una lucha contra el tiempo por la amenaza de la nueva variante del coronavirus, por lo que las medidas sanitarias para evitar el contagio, sobre todo en el uso de mascarillas o tapabocas, es tema central de dos investigaciones que hablan de la inmunidad y del mejor rendimiento de estos protectores.El ministro de Salud, Julio Mazzoleni, se refirió recientemente ante el Comisión Permanente del Congreso sobre la importancia del uso sostenido de estos dispositivos de protección, pues si bien se sabía que el uso de las mascarillas protege a uno mismo y también a los demás del virus pandémico, ahora aparece una nueva hipótesis que se está debatiendo y tiene que ver con que igual una persona puede contagiarse usando el protector, pero desarrolla enfermedad leve, asintomática. ‘’Aquellas personas que desgraciadamente se contagian portando aún las mascarillas, tienden a tener una versión más leve de la enfermedad. Eso habrá que confirmarlo con otros estudios, pero hay indicios muy fuertes en ese sentido y nos da la pauta de lo importante que es la mascarilla y como hace una diferencia importante’’, indicó. Mazzoleni hizo referencia al trabajo realizado por investigadores de la Universidad de California, EEUU, en el que postularon que las mascarillas podrían actuar como elemento de variolización, es decir, generarnos una especie de inmunidad al coronavirus por exposición. Por ejemplo, si una persona que se protege usando el tapabocas se infecta con el virus al estar en contacto con una persona enferma, la carga viral sería tan baja que se volvería un paciente asintomático, según el estudio publicado en el New England Journal of Medicine y que hoy está siendo debatido por la comunidad científica. USO Otra investigación publicada recientemente por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) concluyó que el doble uso de mascarillas, una de tela y otra quirúrgica, reduce sustancialmente la exposición de las personas infectadas (control de fuente de contagio) y reduce la exposición de los no infectados (exposición de la persona). Además, se destaca la importancia de un buen ajuste haciendo un nudo con los elásticos cerca de la tela antes de colocarlo detrás de la oreja, de esta manera se maximiza el rendimiento de las mascarillas. En las pruebas laboratoriales, con maniquíes, los científicos encontraron que si se utiliza el cubrebocas bien ajustado reduce la exposición a las pequeñas partículas del virus expulsadas durante la respiración en un 64,5%. Asimismo, al simular la interacción entre dos personas que llevaban puestas las mascarillas con este mismo ajuste, la efectividad se elevó hasta un 95,9%, mientras que con la utilización de una doble mascarilla (de tela sobre la quirúrgica) aumentó a un 96,4%. Las medidas de protección no deben ser aisladasLos investigadores del equipo de respuesta ante la emergencia del Covid-19 de los CDC señalaron que en el estudio publicado recientemente que hasta que se logre la inmunidad de la población inducida por la vacuna, el enmascaramiento universal es un medio muy eficaz para frenar la propagación del SARS-CoV-2 cuando se combina con otras medidas de protección, como el distanciamiento físico, evitar multitudes y espacios interiores mal ventilados y una buena higiene de las manos.

Fuente -> http://www.ultimahora.com