Silencio cómplice de Fiscalía y Policía a una semana del multimillonario asalto

0
17

El circuito cerrado de un edificio donde ocurrió el hecho muestra cómo actuaron los bandidos.

Hoy se cumple exactamente una semana del multimillonario asalto perpetrado por una banda criminal fuertemente armada, cuyos integrantes, vestidos de camuflado y portando armas largas y placas policiales, se llevaron nada más y nada menos que G. 1.120 millones. El Ministerio Público y la Policía, supuestamente siguen sin tener pistas sobre los autores del osado asalto, sin embargo, existen rumores de que el propio custodio de la empresa, el suboficial Ángel Caballero, habría facilitado datos a los delincuentes.

Los bandidos interceptaron a los empleados de la importadora Atlántico S.A., Catalino Benítez Denis (49) y Willian Moisés Espínola Flores (28), el martes 15 de diciembre, a las 11:00, sobre la calle Piribebuy, entre Pa’i Pérez y la avenida Eusebio Ayala de esta ciudad. Las víctimas transportaban el dinero en una mochila a bordo de una camioneta blindada. Tras apoderarse del dinero, los asaltantes se dieron a la fuga, abandonaron una camioneta utilizada para el atraco y continuaron su huida en otro vehículo.

En asaltos millonarios como este, generalmente los datos son proporcionados por funcionarios o guardias, quienes manejan el movimiento financiero.  En este caso, las sospechas y los rumores desde un principio apuntaron al suboficial Ángel Caballero, custodio de la empresa Atlántico S.A. Sin embargo, llamativamente, el mismo ni siquiera fue interrogado o tenido en cuenta como sospechoso por sus camaradas y el fiscal del caso tampoco lo citó para una indagatoria. Supuestamente, el personal policial fue convocado a la Comandancia de la Policía Nacional, pero volvió y sigue siendo custodio de la firma perjudicada en el multimillonario asalto.

ZONA LIBRERADA

Fuentes de la propia Policía revelaron que los altos jefes habrían liberado la zona para que el atraco sea todo un éxito. En ese sentido hay que destacar varios puntos llamativos de este atraco, pues el sitio donde ocurrió es un área bastante custodiada por la Policía Nacional, cuyos agentes están distribuidos en todos los sectores, pero esta vez nadie estaba en las cercanías. Otro dato, no menos importante es que el custodio de la referida firma, también es un agente policial en actividad, que trabaja exclusivamente como guardia privado de esta empresa, que presenció el hecho, pero ni intentó reaccionar para evitar el asalto.

No obstante, lo más llamativo del caso es que la Policía quedó totalmente quieta tras el golpe. Ninguna barrera, nada de rastrillaje y ni un solo procedimiento posterior, lo que hace presumir que los asaltantes tenían el permiso correspondiente de los jefes policiales de turno, o de lo contrario que el operativo “Fiesta segura”, lanzada recientemente en la Dirección de Policía del Alto Paraná, es un fracaso total, teniendo en cuenta la cantidad de robos y asaltos ocurridos en los últimas semanas.

Fuente -> http://www.laclave.com.py