Señalan que juez violó principio de imparcialidad – Nacionales

0
27

El juez Elio Ovelar elevó a juicio oral y público el caso de la querella contra el periodista Juan Carlos Lezcano y la directora de ABC, Natalia Zuccolillo, un día después de una publicación realizada sobre su hijo, Marcelo Rubén Ovelar, excoordinador de la Unidad de Operaciones de la Dinac, investigado por la compra sobrefacturada de tapabocas, según indicó el abogado Rodrigo Yódice. El profesional señaló que el magistrado tomó decisiones violando el principio de la imparcialidad en el marco de esta causa.

25 de septiembre de 2020 – 11:16

El juez Elio Ovelar atendió el caso contra la directora de ABC, Natalia Zuccolillo, y el periodista Juan Carlos Lezcano, en una acción impulsada por la exviceministra de Tributación Marta González, molesta por publicaciones respecto al manejo del dinero en la Secretaría de Estado de Tributación (SET).

Al respecto, habló en comunicación con ABC, Rodrigo Yódice, quien explicó que en marzo pasado el demandante autónomo había solicitado que se filme el juicio y que se publique en una cuenta de Youtube. Sin embargo, el magistrado Ovelar no resolvió nada en ningún sentido.

Nota relacionada: Juez se prestó a varias maniobras de querellantes

El abogado comenta que el expediente volvió a competencia del juez Elio Rubén el 4 de setiembre; seguidamente, el 6 de setiembre, el diario publicó una nota de interés público sobre su hijo, Marcelo Rubén Ovelar, en atención a que el mismo se encuentra imputado por la Fiscalía debido a la supuesta compra sobrefacturada de tapabocas, ya que el mismo se desempeñaba como jefe de la Unidad Operativa de Contrataciones (UOC) de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac).

Lea la nota completa: Otorgan libertad ambulatoria a hijo de juez y fiscala, imputado en caso Dinac

Al día siguiente de dicha nota, el 7 de setiembre, el magistrado decidió elevar a juicio oral y público la causa que afecta igualmente a la directora del medio. Lo más llamativo es que Ovelar dictaminó que se haga el juicio en menos de siete días hábiles posteriores, “incumpliendo el artículo 365 del Código Procesal Penal, que establece la necesidad de un plazo mínimo de 10 días, pero hace esto y todo lo hace de manera oficiosa. Le pide a la Corte Suprema de Justicia en atención al principio de publicidad que permita la posibilidad de filmación del juicio en un juicio de acción penal privada”, detalló el abogado.

Nota relacionada: Querella a periodistas es parte de un ataque sistemático a la libertad de expresión, afirma Santagada

El mismo explicó que al ser un juicio de acción penal privada, al haber una petición de la parte querellante, por principios lógicos y básicos de bilateralidad, se debe correr traslado a la contraparte, es decir, se tenía que consultar también a los demás involucrados. “Acá es el juez Ovelar el que de manera oficiosa impulsa la acción penal privada, primero señalando día y hora para un juicio que no le fue requerido y en segundo término, sin que exista una resolución judicial previa a través de una decisión fundamentada o a través de una mera providencia emite un oficio a la Corte Suprema de Justicia pidiendo autorización para la grabación del juicio; contra esa actuación estamos gestionando la vía de nulidad”, agregó.

Lea también: Conformaron una estructura delictiva para defraudar a Dinac, según fiscalía

Finalmente sostuvo que es evidente el actuar del magistrado. “Es vidente, es palmario; el magistrado -violando el principio de imparcialidad- no solamente cita ante sí una audiencia que no le fue requerida, sino también ordena un acto de procedimiento que tenía que haber permitido que sea objeto de pronunciamiento de la otra parte; es decir, nos sumió en un estado de indefensión y eso se sanciona con nulidad (…) Hay una conexión lógica y racional entre el contenido de la publicación y la actuación oficiosa en un proceso de acción privada por parte del magistrado quien debería actuar con ecuanimidad”, concluyó.

Fuente -> http://www.abc.com.py