Santiago

0
31

Recuerdo que aún estaba en la facultad cuando ocurrió el episodio. Las clases se suspendieron y fuimos todos a la manifestación que se hizo sobre la calle Palma, donde el entonces secretario general del Sindicato de Periodistas del Paraguay dio un discurso.Es que el atentado afectó a todos. Nos sentíamos dolidos porque era un golpe a las esperanzas de la ciudadanía de tumbar las estructuras de la dictadura aún vigentes. Ahora, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó una demanda contra el Paraguay ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), a raíz del caso por violación a los derechos humanos. Su hijo, Dante Leguizamón, dio la noticia. Habían presentado la denuncia ante la CIDH en el 2007. Ahora, 14 años después, pasó a esa instancia luego de las frustradas negociaciones con el Estado paraguayo por el caso.Pero cuáles son los derechos humanos violados, según la presentación. El derecho a la vida, el más sagrado de todos.El Estado tiene la obligación de proteger nuestra vida y en el caso de Santiago Leguizamón, era un periodista que trabajaba en la frontera y tenía amenazas de muerte, pero igual no le dieron protección.Dicen que también se violó la libertad de expresión del periodista y de la comunidad toda. La muerte es el atentado más grave a la libertad de expresión porque no solo busca acallar una voz, sino que incumbe a todos.Sostienen que les afecta a la persona fallecida y a la comunidad, que deja de escuchar esa voz. Además, impacta negativamente en la posibilidad de que otros periodistas sigan ejerciendo la profesión con libertad y tranquilidad.Igualmente, se vulneró el derecho a la protección judicial y el derecho a la justicia, ambos interconectados. Es que el caso no fue esclarecido ni en el Paraguay ni en el Brasil.Los verdaderos responsables, los autores materiales e intelectuales, no fueron procesados ni condenados. Todo quedó en la nebulosa, sin que haya justicia para el periodista.Finalmente, habla de la falta de protección a los periodistas y a la familia de Santiago Leguizamón. Remarcan que hubo malos tratos y amenazas a los familiares, posteriormente al criminal atentado, lo que hizo que tuvieran que cambiar de números de teléfono, tener guardias privados, que incluso, hizo que se despojaran de la radio que poseían en Amambay, entre otras cosas.Si bien un juicio ante la Corte Interamericana, por lo general, en caso de condena, se aplica una indemnización monetaria, según Dante Leguizamón, pero, en realidad, ese no es el objetivo real.Buscan principalmente la protección a los periodistas, que haya medidas específicas para evitar que vuelvan a ocurrir casos de esta naturaleza. Incluso, podría ser un pedido de disculpas del Estado paraguayo.No hay que olvidar que Santiago es el primero de los 19 periodistas fallecidos en democracia. La mayoría de estos crímenes tienen una alta tasa de impunidad.En su caso, el día en que ocurrió –la forma, el lugar, el momento– tuvo un verdadero simbolismo que la mafia quiso marcar para todos los que trabajamos en esta profesión.La prensa es fundamental para la democracia, porque ejerce el control sobre los actos de los gobernantes. Este caso nos hace ver que la protección a los periodistas, es una defensa a la libertad de expresión de todos los ciudadanos. Principalmente en estos tiempos en que la mafia también se enseñorea sobre nuestro país, sin que se la pueda combatir eficientemente.

Fuente -> http://www.ultimahora.com