Ritmo y poesía para conectar – Espectáculos

0
21

Detrás de esos perfiles artísticos se encuentran Santy Barreto (Retobad0) y Carlos Dentice (First Paraguayan on the Moon), músicos que pasaron anteriormente por otros proyectos en su ciudad, en donde navegaron por diferentes estilos. Ahora Santy se dedica de lleno al rap y a la composición, y Carlos, quien es además guitarrista, está enfocado en su faceta como productor.

Gracias a la libertad que les otorga trabajar en la realización de colaboraciones, presentaron el tema “Lunares”. Anteriormente lanzaron “Sin vos a ningún lado”, donde además colabora Diego Zarza (Garage 21, Auroras). Todo está disponible en plataformas digitales.

Para Barreto y Dentice estar compartiendo con el mundo su música es algo que los hace sentir “felices, afortunados y agradecidos”, según expresaron en una charla con ABC Color. Santy mencionó que ahora gracias a la tecnología, que es un factor de gran ayuda para su trabajo, ellos pueden conectar y darse a conocer. Algo que hace unos años, sin esa facilidad, era más desafiante.

“En la ciudad escaseaban los lugares para tocar en vivo. De hecho, incluso ahora no hay muchas propuestas. Pero hoy en día teniendo autonomía y volcándonos a la tecnología, hay más impulso para trabajar y mostrar lo que hacemos. La tecnología forma parte importante en esto de consumir música tanto como inspiración o trabajo”, refirió.

Colaborar e intercambiar visiones, para Carlos, es de lo que justamente se trata la música. “Siempre fuimos muy abiertos en cuanto a lo que escuchamos o tocamos; coincidimos con muchos gustos y visiones musicales. Por eso a la hora de hacer música no se siente como algo forzado”, mencionó. Luego adelantó que ya están trabajando, juntos, en más canciones.

Identidad

“Me siento en transición y en búsqueda de mi sonido, desarrollándolo en el proceso, por eso me gusta colaborar con más gente, porque puedo desarrollar otras cosas que solo no hubiera hecho”, reflexionó Dentice sobre ir construyendo una identidad sonora y estando abierto a aprender formas de crear o de componer de otras personas.

Por su parte, Santy afirmó que “todos estamos en constante transición en todos los aspectos de la vida, no solo en la música sino como seres humanos”. Según él, la identidad musical se basa en “la esencia” del artista y eso es algo que puede ir mutando. Explicó que al grabar diferentes canciones lo que hacen es “como sacar una foto de lo que fue la esencia de algo en ese instante”, persiguiendo siempre “canalizar a través de la canción”.

Santy Barreto y Carlos Dentice.

Letras poderosas

El rapero, quien también tiene otros sencillos lanzados como “1996”, “Harte con H de Jip Jop” o “Cúmulo de sueños lúcidos”, reconoció que para él “el rap es una herramienta súper hábil para poder hablar de lo que quieras, con libertad”.

“Creo que como sociedad estamos expuestos a puntos de vista que antes no teníamos, y a veces creo que el poder de la palabra está súper subestimado. En ese sentido la palabra, como un vehículo de emociones y de información, puede ser canalizada de mejor manera. Si bien cada persona tiene su forma de expresar las cosas que siente, piensa o que quiere decir”, manifestó. Es en ese sentido que para él el rap es sinónimo de libertad. “Por más que haya estructuras o rimas que seguir, esa libertad se ve muy ligada a eso porque es ritmo y poesía, y esas cosas son canales para  poder conectar con otra gente o para darle voces a otros sectores que no son escuchados”, subrayó el cantante.

“No me pongo en el lugar de alguien que puede decir ‘esto está bien’ o ‘esto está mal’ pero si puedo poner en una canción algo para que otra persona pueda ver o replantearse, sirve. El rap es así un instrumento para canalizar, demandar, reclamar, expresar lo que uno tiene adentro”, reafirmó.

Es en esa misma línea donde Carlos observó que tiene, personalmente, el desafío de transmitir con música lo que los artistas que trabajan con él quieren expresar. “En el caso de Santy me siento cómodo trabajando con él por la visión social y sus letras, porque dice lo que yo quiero decir también en este momento. Lo mismo con Ross (cantante encarnacena con quien lanzó “Vértigo” y “Horas intensas”); me gustan sus ideas y las canciones que estamos haciendo son composiciones originales de ella. Aparte ya estoy trabajando con más gente”, anticipó.

Talento nacional

Para ambos artistas el talento excede a las fronteras ya sea de Encarnación o Asunción. “En todas las ciudades hay talento, por todos lados, y hay que ser firmes contando eso”, insistió Santy. Aunque dijo que hacer música siendo independiente “es un constante desafío”, planteó que también se considera un afortunado por tener la oportunidad de “estar en un lugar donde mínimamente se puede hacer algo” y que puedan “sacar la bandera de decir ‘esto es de acá’”.

El hecho de que exista todo ese talento del que él habla es también algo que los motiva a “levantar la vara”. “Si queremos sonar bien y exigimos que algo resulte en un producto que se pueda dar a conocer, eso tiene que ser algo contundente, más allá de si es encarnaceno, asunceno, de donde sea, porque te obliga a exigirte como artista o productor”, agregó.

Al respecto, Dentice contó que en su ciudad desde siempre existieron bandas de rock u otros estilos, pero que a veces sucede que la falta de oportunidades o de visibilidad genera que el trabajo sea complicado. “Eso era lo que atajaba a muchas bandas de cruzar ese punto de: ‘seguimos como una banda de garage o nos ponemos las pilas y gastamos’. Realmente la falta de oportunidad o visibilidad muchas veces te frena. Ahora vemos que hay más oportunidades con entrevistas, o los mismos músicos de Asunción te tienden la mano de alguna manera. Eso es demasiado importante y hay ciertas oportunidades de que tu música llegue y conectar”, resaltó.

La música: un despertar

A Dentice le movió el hacer música buscando sentir esa satisfacción de cumplir con el hecho de poder desafiarse a sí mismo. “No porque sean mis temas, sino porque quiero que lo que hago esté a un estándar de algo que realmente me guste de verdad. Lo mismo para la gente. Quiero que mi música los acompañe de alguna u otra manera”, indicó.

Eso expresó recordando que a él, durante toda su vida, la música fue algo que le despertó o le ayudó a despertar. “Ya sea la primera vez que escuché Linkin Park a los 12 años, o Blink 182; cada canción es darte cuenta de que hay un pequeño universo que no conocías”, recalcó.

Tras esa afirmación consideró a la “conexión” como un factor esencial de la música como forjadora de momentos. “La conexión siempre estaba presente pero no me cayó la ficha incluso hasta que lanzamos ‘Lunares’. Ahí sentí que si bien siempre tenés mucha gente que te dice ‘esto está bueno’ o tenés a tus amigos que te van a bancar, también hay gente que no conocés que quizás está teniendo un momento muy especial o está compartiendo un atardecer con alguien y pone tu canción. Ahí te das cuenta que hiciste algo. Eso te llega, porque vos mismo fuiste esa persona en algún momento escuchando un tema de Mac Miller, por ejemplo. Y obviamente hoy en día vos no sos Mac Miller pero te llega que una persona pueda apreciar una canción tuya”, aseguró entre risas.

Ver a la gente coreando sus temas o que incluso alguien se haya animado a enviarle un mensaje y expresarle qué sintió por su canción, es lo que destacó por su parte Santy, sobre las cosas que le da la música.

Animarse a saltar

“Yo elegí este camino por encima de otro porque no hubiera querido ser abogado”, bromeó Barreto. Al paso, Dentice añadió que la música, en su caso, lo eligió, y que si no seguía ese camino “no sé si iba a estar vivo en ese momento”. Dicha sentencia fue algo en lo que coincidieron.

El productor hizo hincapié en que se sienten ambos privilegiados porque tal vez “hay gente que tiene las mismas ganas o más conocimiento pero con otras adversidades”. En dicho sentido, ambos también concluyeron que el apoyo de su familia fue decisivo. “En mi caso, mucho tiempo era yo nomás con mis expectativas, y que no me animaba. Eso me frenaba. Tenía ese sentimiento de que ‘vas a defraudar’, porque no sabés cómo puede tomar la gente más grande tu decisión, o te dicen ‘¿qué vas a hacer si no tenés un cartón colgado por tu pared?’ Era ese temor más que nada”, reconoció.

Finalmente, los artistas precisaron que preparse, perseverar, pero también animarse, son factores fundamentales para atreverse a transitar el camino de la música. “A veces uno puede estar perserverando y preparándose, pero el último pasito para dar el salto, más aún en un ambiente en el que casi todos te tiran para abajo, es animarse. Que te tilden de loco si te tienen que tildar, pero solamente con prueba y error uno sabe. Y escuchen hip hop”, cerró Santy.

Fotografías: Araceli Espinoza.

Fuente -> http://www.abc.com.py