Relacionan los telómeros cortos con la COVID-19 grave

0
52

Como si del plástico final del cordón de los zapatos se tratase –una imagen visual muy utilizada por los científicos para divulgar sobre este tema–, los telómeros son los extremos de los cromosomas, que los mantienen estables. Con el paso del tiempo (la edad), los telómeros se van acortando conforme la célula se va dividiendo una y otra vez; hasta que al final la célula, dañada, deja de dividirse y muere. Por eso, cuanto más largos sean los telómeros, en principio, eso significa más esperanza de vida y menor riesgo de padecer enfermedades. Y, como ocurre con la estatura, cada persona nace en un percentil determinado de longitud telomérica. 

El Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) lleva años investigando sobre el papel de los telómeros en el cáncer y otras enfermedades. Las células tumorales son capaces de usar telomerasa (una enzima que alarga los telómeros y que las células sanas no pueden utilizar) para volverse ‘inmortales’. Pero también han estudiado otras patologías como la fibrosis pulmonar, por la que las células del pulmón no son capaces de regenerarse, produciéndose una cicatriz. Y es precisamente la fibrosis pulmonar una de las complicaciones más severas de la COVID-19 en pacientes graves. 

La líder del grupo y, a su vez, directora del CNIO, Maria A. Blasco, nos cuenta los detalles de esta investigación en una entrevista telefónica para Muy Interesante: “Ya habíamos visto que cuando los telómeros son cortos o ya son disfuncionales en las células que regeneran el pulmón, los neumocitos alveolares tipo II, esto era suficiente para inducir la fibrosis pulmonar”. 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es