¿Qué está en juego con la contrarreforma eléctrica que debatirá el Congreso en México?

0
20

Se prevé que la iniciativa presidencial, que plantea dar prioridad al Estado por encima de empresas privadas en la generación de energía, avance sin contratiempos.

La Cámara de Diputados de México votará este martes la reforma al sector eléctrico, que busca dar prioridad a la empresa estatal por encima de generadores privados.

La iniciativa, planteada por el presidente Andrés Manuel Obrador, levantó mucha polémica en el país, pero ahora podría avanzar sin mayores contratiempos en el Congreso tras el apagón eléctrico que ocurrió en México la semana pasada, provocado por la alta dependencia del gas proveniente de EE.UU.

Listo el dictamen

El pasado 19 de febrero, la Comisión de Energía de la Cámara Baja aprobó el dictamen que será discutido y votado en el pleno a lo largo de este martes. 

La propuesta normativa, que fue avalada en comisiones con 22 votos a favor por parte de los partidos Morena, PT y PES, y 10 en contra de los legisladores de PAN, PRI, PRD y MC, es prácticamente la misma ley preferente que envió el presidente López Obrador para reformar la Ley de la Industria Eléctrica.

La propuesta de López Obrador plantea dar prioridad a la energía producida por hidroeléctricas y plantas de la Comisión Federal de Electricidad, por encima de la energía eólica, solar o de ciclo combinado, generada por empresas privadas.

De ahí que la propuesta haya sido calificada como una “contrarreforma energética” por parte de algunos críticos y opositores a López Obrador, en contraste con la reforma energética aprobada por la derecha, entre 2013 y 2014, que quitó varios candados para la participación de empresas privadas en el sector eléctrico y petrolero.

Para aliados del presidente mexicano, como la bancada del PT, la iniciativa “revertirá el intento privatizador de los gobiernos neoliberales”.

Del otro lado, legisladores de oposición sostienen que la reforma generará “energía sucia” proveniente de combustibles fósiles y pondrá en riesgo el crecimiento económico, tal como afirmaron diputados del conservador PAN.

Al requerir mayoría simple, bastará con que Morena y sus aliados hagan valer su mayoría en la votación para que el dictamen sea aprobado sin mayor contratiempo, y luego sea enviado al Senado para su revisión. 

Posturas encontradas

Durante un foro realizado en el Congreso el pasado 11 de febrero, directivos de la CFE explicaron que la reforma energética del sexenio anterior creó mecanismos legales para ocultar subsidios a las empresas privadas generadoras de energía.

En ese particular, detallaron que la ley vigente establece que la empresa estatal asuma los costos de interconexión a la red eléctrica. De acuerdo con directivos de CFE, este esquema ha provocado pérdidas por valor de 412.410 millones de pesos (20.586 millones de dólares).

Por su parte, la Comisión Federal de Competencia Económica recomendó no aprobar la iniciativa, al considerar que “lesionaría severamente las condiciones de competencia en la generación y comercialización de la energía eléctrica”. 

“De entrar en vigor, esto podría traducirse en tarifas finales de suministro eléctrico más altas, que deberán pagar los consumidores y/o el gobierno mediante subsidios”, manifestó el organismo en un comunicado.

Crónica de un apagón: el Gobierno de México explica a detalle cómo se gestó la crisis por falta de gas de EE.UU.Crónica de un apagón: el Gobierno de México explica a detalle cómo se gestó la crisis por falta de gas de EE.UU.

En un sentido similar se pronunció el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), organización que criticó el estatismo de la propuesta de López Obrador.

“Las medidas que ha tomado el actual gobierno en contra de la participación privada en el sector energético en general y en el eléctrico en particular sugieren un deseo del gobierno de retomar el control de aquellos sectores que eran considerados exclusivos del Estado”, señaló el organismo.

“Suponer que el gobierno puede ser autosuficiente para sostener el sistema de energía evidentemente implica serios riesgos para el país”, añadió el CEESP.

Discusión tras el apagón

La discusión y aprobación de la ley se produce una semana después de que se registrara un apagón masivo en el norte de México, luego de que las plantas eléctricas se quedaron sin suministro de gas proveniente de EE.UU., debido a una tormenta fría que causó daños en ductos.

El incidente puso sobre la mesa la alta dependencia de México al gas estadounidense, ya que, de acuerdo con fuentes oficiales, el 64 % de la generación de electricidad en el país latinoamericano proviene de combustible importado principalmente desde Texas.

Mientras que los defensores del proyecto neoliberal sostienen que importar gas barato es mejor que producirlo en el país, simpatizantes del presidente López Obrador han advertido que la alta dependencia en un sector estratégico implica un riesgo geopolítico para la seguridad del país.

Manuel Hernández Borbolla

Si te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos

Fuente -> https://actualidad.rt.com/