Protocolo para Caacupé es flexible y “puede variar” – Nacionales

0
23

En comunicación con ABC Cardinal este sábado, el intendente de Caacupé, Diego Riveros, habló de la polémica decisión de permitir la realización de la fiesta de la Virgen de Caacupé, con peregrinaciones a esa ciudad en torno al 8 de diciembre, fecha que en años normales lleva a decenas de miles de personas a la “capital espiritual del país” pero que este año, en teoría, verá ese número severamente reducido debido a la pandemia de covid-19.

Aunque muchas voces han expresado preocupación por el peligro de un contagio masivo a pesar de los números reducidos de personas que podrán asistir, el intendente Riveros señaló que las festividades se realizarán según las indicaciones del Ministerio de Salud.

El intendente explicó que normalmente la ciudad recibe a cerca de un millón de personas entre el 28 de noviembre y el 8 de diciembre, pero este año se espera alrededor de 50.000 peregrinantes.

“Eso es lo que aprobó el Ministerio de Salud”, comentó.

Sin embargo, aseguró que “vamos a estar observando con cuidado el comportamiento de la gente” a partir de mañana, fecha en que a su criterio “arranca el operativo Caacupé 2020”, y señaló que el protocolo es “flexible” y sujeto a cambios.

Lea más: Si no hay comportamiento, “cada uno a su casa a seguir la misa por Facebook”

“Si vemos que no se va a poder controlar a la gente, el protocolo puede variar y ponerse más restricciones, o inclusive hacer la misa a puertas cerradas”, agregó.

El protocolo aprobado por el Ministerio de Salud contempla el agendamiento de los peregrinantes, que deben registrarse para poder llegar hasta la ciudad, como medida para controlar y limitar el número de personas que lleguen hasta el punto de la celebración religiosa.

El intendente Riveros explicó que habrá varios puntos de control en las rutas de acceso a Caacupé, a cargo de la Policía Nacional, que tendrán acceso a los registros digitales de las personas habilitadas, y simplemente revisando los números de cédula de los peregrinantes podrán determinar si estos están autorizados para ir al santuario.

Lea más: Celebraciones de Caacupé pueden cancelarse si se da un rebrote de COVID-19, advierte Mazzoleni

Consultado sobre el peso que tuvo el factor económico en la decisión de no suspender las festividades, teniendo en cuenta que la fiesta de la Virgen de Caacupé supone una gran parte de los ingresos anuales de la ciudad, el intendente afirmó que la Municipalidad local decidió exonerar la totalidad del cánon de aproximadamente G. 300.000 que normalmente se cobra a los comerciantes para instalar puestos en la ciudad durante las fiestas.

“Como Municipalidad no vamos a percibir prácticamente nada, pero queremos dar oportunidad (a los vendedores) de que pueda llevar algo a sus hogares”, afirmó.

Aseguró que el peso de los factores económicos en la toma de decisiones fue mínimo, señalando que solo se espera un promedio de 3.000 personas por día en contraste con las 75.000 personas que ingresaban a la ciudad de forma diaria en otros años.

“Lo que pesa es que el Ministerio de Salud dice ‘podés hacer de esta forma’, si Salud nos hubiese dicho ‘no se puede hacer’, no se hubiese considerado; pero si nos dan una mínima posibilidad de ingresar 3.000 personas y dar un respiro para esos vendedores ambulantes, claro que tnemos que hacer nuestro trabajo como autoridad”, argumentó.

Además, el intendente Riveros señaló que el público siempre puede acudir a Caacupé a “pagar sus promesas” fuera del período específico de las fiestas marianas.

“Ahora mismo la gente puede venir, (…) con mucho cuidado. Lo que no queremos es que vengan todos encimados desde el 28 al 8”, señaló.

Sobre la decisión tomada por la Municipalidad de Caacupé de cerrar el cementerio municipal el domingo y el lunes próximos, día de los fieles difuntos según la tradición cristiana, el intendente Riveros explicó que normalmente en esos días acuden entre 12.000 y 15.000 personas al camposanto, un espacio muy reducido donde se podría dar fácilmente un contagio masivo de covid-19.

Lea más: Cierran cementerio, pero habilitarán 800 puestos de ventas en las calles

“Controlar esa cantidad de gente es muy difícil para nosotros como municipio”, explicó.

El intendente señaló que si bien “entendemos que prácticamente todos quieren irse (al cementerio) en esas fechas”, no es recomendable por la situación sanitaria, y alentó a la ciudadanía a hacer sus visitas al camposanto en otros días.

Fuente -> http://www.abc.com.py