Procesados por infanticidio serán juzgados en juicio oral y público

0
14

Limpia Concepción Núñez Goiburú y su hijo Héctor Eduardo Martínez Núñez, acusados por homicidio doloso de una niña.

La jueza penal de garantías, Dólica Giménez de Liuzzi, dispuso la elevación de la causa que investiga el asesinato de la niña Naydelin para ser finiquitada en contradictorio público y remitió el expediente a la coordinación de juicios orales y públicos para nominar integrantes del tribunal de sentencia. Se trata de madre e hijo, detenidos poco después del hallazgo de los restos calcinados de la niña raptada e incinerada cuando aún se encontraba con vida en una zona boscosa de Minga Guazú, por Limpia concepción Núñez Goiburú y su hijo Héctor Eduardo Martínez Núñez.

El rapto ocurrió el sábado 29 de este año en el barrio Cabure’i, altura del km 16 de la Ruta PY02, cuando, según la investigación, Martínez Núñez a bordo de un automóvil raptó a la menor y la trasladó hasta el sitio donde la Policía encontró los restos en una espesura del km 26, a unos 25 kilómetros de la ruta internacional.

Madre e hijo juntaron ramas secas e improvisaron un altar, ataron de pies, manos y el cuello a la niña de siete para arrojarla luego sobre las llamas. En la producción probatoria, el Dr. Pablo Lemir, director de medicina legal del Ministerio Público, confirmó que la niña murió por efecto de las quemaduras de primer grado, sufridas en toda su humanidad. Por la colección de evidencias, en determinado momento de la investigación, se presumió que la criatrura habría sido ultimada como cumplimiento de un pacto satánico, atendiendo las condiciones en que se encontraba la vivienda habitada por la mujer, quien sería creyente de ese tipo de ritos.

Las fiscales Vanesa Candia y Estela Mary Ramírez se opusieron en reiteradas ocasiones a los intentos porque la jueza beneficie a la mujer con medidas menos gravosas, apuntándola como participante material en el caso investigado. Martínez Núñez se habría vengado de una expareja (tía de la niña) que terminó la relación sentimental con él poco antes de ocurrido el cruel asesinato.

El homicidio habría sido preparado con antelación y estando los autores en total uso de razón, conforme escrito de acusación presentado en tiempo y forma por las representantes del Ministerio Público. Los dos podrían ser condenados a la pena máxima e incluso con el agregado de las medidas de seguridad, cuya petición se reservaron para los alegatos finales, dentro del juicio oral y público ya ordenado por la magistrada. 

Fuente -> http://www.laclave.com.py