Primer plano para los ayoreos – Espectáculos

0
15

Una nota en la prensa suiza acerca de los ayoreos que viven en aislamiento voluntario en los montes chaqueños despertó, en el año 2013, la curiosidad de Ullón. “Me causó mucho impacto porque yo no conocía la situación. Yo pensaba que ya no quedaba nadie viviendo en aislamiento voluntario”, comentó la cineasta, señalando que ese darse cuenta de su desconocimiento acerca de muchas realidades que ocurren en territorio paraguayo, la llevaron a hacer una encuesta.

Convocó a cien personas de distintos ámbitos de nuestro país, y solamente dos comentaron tener un vago conocimiento acerca de estas comunidades que viven en aislamiento. “Ahí me di cuenta que no era la única y que era un tema que valía la pena investigar”, añadió.

Benno Glauser, que trabaja con los ayoreos hace más de 30 años, fue su enlace con esta etnia y sobre todo con Mateo Sobode Chiqueno, el protagonista y narrador del documental, quien desde la década del 70 lleva adelante una labor de registro sonoro de las historias y la cultura de su pueblo.

Según comentó Ullón, Mateo nació en el monte, hasta que él, su familia y su comunidad fueron contactados por misioneros religiosos. “La mayor parte de su familia murió en ese contacto. Mateo sobrevivió y fue convertido al cristianismo y al sedentarismo. En algún momento de todo esto se dio cuenta que la religión, el capitalismo, el sistema en el que estaba inserto estaba matando, borrando, su cultura y su sensación de pertenencia” detalló la cineasta.

Agregó que a partir de algunos cassettes, que fueron digitalizados y traducidos al español, pudo construir “qué es lo que la película iba a ir a buscar”.

“En un momento, con Mateo decidimos que esta película iba a registrar su trabajo como historiador y como persona que tiene una añoranza a ese hogar perdido”, acotó.

El equipo de la película sigue al protagonista en sus encuentros con otros ayoreos, mientras graba “historias de pérdida, de añoranza, de memoria”, según sostuvo Ullón, así como cantos chamánicos, teatralizaciones y conversaciones varias.

“A medida que él va haciendo ese registro sonoro en sus cassettes, la película va haciendo un registro visual de Mateo y de la experiencia de estos ancianos ayoreos que él encuentra”, añadió.

Detalló que el proceso de realización requirió varios viajes de investigación al Chaco, en los que no filmaron nada. “Era simplemente estar ahí, entender, sentir, observarse a uno mismo, observar los pensamientos coloniales instalados que de repente afloran cuando nos encontramos con el otro. Lograr también romper eso y que ya no sea el otro sino que estemos trabajando de igual a igual”, sostuvo.

La primera etapa de filmación fue en 2016 y duró unos 12 días, del cual salió un primer teaser. El equipo retornó al Chaco en 2018 para filmar durante seis semanas seguidas y, en 2019, otras cuatro semanas. El incendio que se desató, el año pasado en territorio de los ayoreos, demandó otras tres jornadas de rodaje.

El documental fue grabado íntegramente en ayoreo y todo el proceso de traducción estuvo a cargo de Guebei Boabi Oscar Posoroja. Ullón comentó que el mismo la asistió en rodaje y luego realizó la traducción completa de las 40 horas de material grabado.

En cuanto al estreno, la cineasta señaló que le genera “sentimientos contradictorios”, ya que debido a la pandemia el IDFA se realizará en un formato híbrido, con proyecciones en sala y online exclusivas para el territorio holandés. No obstante, afirmó que se trata de un honor y una responsabilidad ser la película de apertura de este festival, considerado el más importante del cine documental, integrando junto a otras 11 películas la competencia oficial.

En Paraguay

Ullón sostuvo que para el equipo de “Apenas el sol” es una prioridad estrenar la película en Paraguay. “La realidad al día de hoy es que no recibimos apoyo de ninguna institución. Presentamos el proyecto a Fondec, que no nos apoyó, presentamos el proyecto al Cabildo que no nos respondió”, señaló la también directora de “El tiempo nublado”, indicando que seguirán golpeando puertas.

“Es importante que se vea en Europa, es importante que se vea en Estados Unidos, que se vea en todos lados, pero si hay un lugar donde realmente es importante que se vea es en Paraguay. Quisiera que sea un estreno a nivel nacional, que no sea un estreno de nicho, que no sea una cosa solamente para cinéfilos, o solamente para personas que trabajan con pueblos originarios, sino que realmente pueda llegar a más gente”, sostuvo Ullón, destacando que se trata de un trabajo acerca de “la pérdida del hogar”.

Comentó que ya tienen trazado un recorrido por festivales y esperan poder estrenar en Paraguay a mediados de 2021, llevando también con un cine móvil la película al Chaco.

[email protected]

Fuente -> http://www.abc.com.py