Preparándonos para el clima extremo

0
72

La mayoría de los científicos predicen que el cambio climático conducirá a un empeoramiento del tiempo. Esto podría incluir tormentas de nieve más severas, lluvias más intensas e incendios forestales. Todo ello puede tener efectos desastrosos en nuestra red de transporte, provocando el cierre de túneles o puentes críticos y, en las peores circunstancias, provocando lesiones y muertes. El costo del colapso de la infraestructura por el clima se estima en 29 mil millones de euros al año.

“La idea general es que este tipo de fenómenos meteorológicos extremos se volverán cada vez más (severos) en el futuro”, comenta Angelos Amditis del Instituto de Comunicaciones y Sistemas Informáticos (ICCS) de Grecia. “Este será un problema importante para nuestra sociedad en el futuro, y realmente afectará nuestra vida diaria y nuestra forma de movernos, trabajar o vivir”.

Es uno de los investigadores que ahora están estudiando cómo podemos hacer frente a estas situaciones. Esperan desarrollar tecnologías y métodos que puedan ayudar a las personas y los servicios de emergencia a obtener información en tiempo real sobre cualquier evento grave y planificar en consecuencia.

 

Crítico

Amditis dirige un proyecto llamado RESIST, cuyo objetivo es garantizar que partes críticas de nuestra red de transporte puedan hacer frente a eventos extremos, tanto naturales como el clima, como eventos causados por humanos como los ciberataques.

Para hacer esto, el proyecto, que comenzó en septiembre, se centrará en dos rutas de transporte importantes: el puente T9 en Grecia y el túnel de Santa Petronilla en Italia, los cuales, si se cierran, causarían grandes problemas. Se llevará a cabo un proyecto piloto para probar la resistencia a condiciones climáticas extremas en el primero en febrero de 2021 y en el segundo en julio de 2021.

Cuando se trata de condiciones climáticas extremas, estas carreteras corren mayor riesgo de fuertes nevadas y lluvias, y las inundaciones en particular son una seria preocupación. En tales casos, los puentes y las carreteras pueden cerrarse durante horas o incluso días, dejando a muchas personas varadas a ambos lados porque no pueden viajar.

“Si se pierde un camino, normalmente se puede encontrar la manera de rodearlo”, expone Amditis. “Pero si pierde un túnel o puente, entonces tenemos problemas más críticos”.

Una de las soluciones de RESIST a este problema se llama Sistema de aire pilotado remotamente (RPAS). Los investigadores planean usar una serie de drones y sensores para monitorear continuamente el entorno cerca del túnel y el puente durante períodos de clima intenso, y verificar cualquier problema lo antes posible que pueda resultar en un cierre.

 

Fuente -> https://www.muyinteresante.es