Policías que agredieron a un joven le pagarán G. 42 millones para no ir a juicio – Nacionales

0
47

Cuatro agentes policiales que admitieron que agredieron a un ciudadano se comprometieron a pagar G. 42 millones como reparación del daño a la víctima. De esta forma evitan un juicio y una eventual condena, que también implicaría que sean dados de baja en las filas de la Policía Nacional. La Fiscalía no dio a conocer los nombres de los efectivos que cometieron el delito.

12 de agosto de 2020 – 17:43

A pedido de la fiscal Silvia Cabrera, el Juzgado de Luque otorgó a cuatro policías, que confesaron haber sido responsables por el hecho punible de lesión corporal en el ejercicio de funciones públicas, el beneficio de la suspensión condicional del procedimiento, informó el Ministerio Público en un comunicado de prensa.

El principal compromiso para acceder a esta salida procesal -que terminaría con la extinción de la causa y con los antecedentes penales limpios- es que ambos agentes paguen la suma de G. 42 millones a la víctima, en concepto de reparación del daño.

De esta forma evitan a ir a juicio oral y público. Es que si eventualmente eran condenados por un tribunal, inmediatamente perderían el cargo y consecuentemente sus ingresos como funcionrios de la Policía Nacional.

La Fiscalía informó sobre el acuerdo y los compromisos para la suspensión del procedimiento, pero no dio a conocer el nombre de los policías que agredieron a un ciudadano y cometieron el delito de lesión corporal en el ejercicio de funciones públicas.

Según los antecedentes, el 2 de enero del 2019, aproximadamente a la 01:00, la víctima estaba en una plaza de la ciudad de Luque en compañía de unas amigas. En un momento dado, se dirigió a su vehículo y al ingresar fue sorprendido por dos agentes policiales quienes le dijeron que baje del vehículo, debido a que supuestamente se encontraba alcoholizado, tras lo cual le exigieron que los acompañe hasta la comisaría para hacer el alcotest.

El hombre exhibió sus documentos personales y del vehículo a los uniformados y les manifestó que no estaba manejando, sino que iba a bajarse a ir hasta su casa que quedaba a cuadras de la plaza. No obstante, uno de los uniformados le dijo que si no le llevaba por las buenas, lo haría por las malas, tras lo cual le propinó golpes de puño por la cara. Luego, lo sacaron del auto y llegaron otros dos agentes, para en conjunto propinarle golpes en diversas partes del cuerpo.

Para acceder a la suspensión, los policías procesados admitieron que incurrieron de esta forma. La indemnización de G. 42 millones deberá ser abonada en el plazo de un año.

Fuente -> http://www.abc.com.py