Plaza y calles vacías y basílica cerrada, postal para la historia en Caacupé – Nacionales

0
32

CAACUPÉ. La plaza de la basílica vacía un 7 de diciembre ya es histórica. Caacupé, otrora ciudad donde miles de personas se concentraban desde varios días antes pero sobre todo en la víspera a la espera de la fiesta de la Virgen, hoy parece desolada. Esta noche se hizo literal el dicho popular de que “ni un alma había en las calles”.

07 de diciembre de 2020 – 21:59

Los pocos transeúntes son los periodista o bien un nutrido número de policías, que custodian el edificio para que nadie se aproxime a lugar.

Ver a Caacupé sin gente hasta es conmovedor. Quién se iba a imaginar semejante silencio y ausencia de gente en los alrededores de la basílica.

Sin dudas, la feligresía ha escuchado a sus pastores y esta vez ha optado en quedarse en casa, para desde allí, elevar sus plegarias al cielo, a la Virgen Mediadora de los Milagros, sobre todo por el cese de la pandemia que ya ha costado la vida de casi 1.900 compatriotas.

Si bien Caacupé esta “si un alma”, se espera que el pueblo creyente estará mañana imaginariamente en Caacupé desde sus casas. Si para los creyentes, orar a la Virgen puede redundar en milagros, en esta ocasión más que nunca se espera que la madre escuche las plegarias de su pueblo.

La prioridad este año es sobrellevar la pandemia -y en ese sentido ya anunció monseñor Ricardo Valenzuela irá su homilía-, pero como el paraguayo sabe cobijarse en la madre y la situación económica tampoco está fácil, seguramente también mucho pedirán recuperar sus fuentes de trabajo y la salud, porque solo así, cuando la ocasión lo permita, acudirán de nuevo a la villa serrana.

Mañana la misa central comenzará a la 7:00 y estará presidida por monseñor Ricardo Valenzuela.

Fuente -> http://www.abc.com.py