Playas de Encarnación están habilitadas, dice la Comuna – Nacionales

0
13

El asesor jurídico de la Municipalidad de Encarnación, Marcial Cantero, afirmó ayer que las playas están habilitadas para el uso público. Expresó que la salud de los veraneantes se halla resguardada mediante la aplicación del protocolo sanitario para evitar el covid.

13 de enero de 2021 – 01:00

ENCARNACIÓN (Juan Augusto Roa, corresponsal). “El bien jurídico protegido, que es la salud de la población evitando la expansión del covid-19, se encuentra ampliamente resguardado mediante la aplicación del protocolo aprobado por el Ministerio de Salud Pública”, manifestó Marcial Cantero, quien además es secretario general interino de la municipalidad.

Ante las dudas generadas con las restricciones sobre el uso de balnearios, piscinas y playas públicas, la intendencia emitió un comunicado que tiene como fecha de emisión el día 4 del corriente mes, en el que plantea algunas consideraciones sobre la norma.

“El vigente Decreto N° 4.525 establece protocolos específicos para el desarrollo de distintas actividades públicas, pero no señala los que deben cumplirse en las playas comunitarias. En su Art. 7, numeral 7, establece que “no están habilitadas las piscinas de acceso al público, balnearios y playas”, señala Cantero.

Agrega que el exordio del decreto deja aclarado que el bien jurídico protegido por la norma consiste en resguardar a la población contra el avance de la pandemia del covid-19, que ya ocasionó muchas víctimas.

Refirió también que dicho objetivo, de proteger a la gente, fue ampliamente cumplido con la rigurosa aplicación de las previsiones establecidas en el documento oficial denominado “Protocolo Sanitario para el ingreso de visitantes en establecimientos con balnearios y playas, aprobado por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social”, que ha sido debidamente aprobado y notificado a la Municipalidad de Encarnación, en donde se establecen todas las medidas sanitarias a ser adoptadas para el uso de las playas.

Su cumplimiento se encuentra rigurosamente implantado por el municipio mediante el sistema conocido como “burbujas”, sostiene dicho profesional a través del documento divulgado por la municipalidad.

El “formalismo” de una norma no prevalece sobre su “vigencia sustantiva”, sostuvo el abogado. Indicó que la municipalidad no realizará ningún trámite y da por habilitado el uso de las playas “hasta nueva comunicación oficial y directa en donde se notifica que el protocolo ha dejado de ser vigente”.

“Burbujas”

El sistema de “burbujas” elaborado por la Comuna local consiste en espacios demarcados en el terreno, en los cuales cada grupo de veraneantes, en un número de seis como máximo por cada unidad, es asignado a una “burbuja”, separada de otras por una distancia mínima de cuatro metros.

Cada burbuja está dispuesta en círculo en torno a un indicador, y tiene una sombrilla identificada con un número.

También se cumple un protocolo para el ingreso a las playas, consistente en el lavado de manos, control de temperatura, uso de tapaboca, registro de los datos personales y número de teléfono de cada sujeto.

Un equipo de 100 funcionarios, divididos en dos turnos, compuesto por funcionarios de playa, la Policía Municipal Sanitaria, la Policía de Tránsito y bañistas se encarga de la vigilancia del cumplimiento de las normas de distanciamiento.

Mediante un sistema de parcelamiento de las playas de acuerdo a la superficie disponible se estableció la cantidad de “burbujas” habilitadas. Para el caso de la playa San José, la más concurrida, se fijó un número de 787 “burbujas”, y una capacidad máxima de 4.722 personas.

Para la playa “Pacucuá” del barrio San Isidro la capacidad fue establecida en 410 “burbujas” y 2.460 personas como máximo, mientras que en la playa Mboika’ë el número de “burbujas” asignado es de 606, con una capacidad máxima de 3.636 bañistas, según el informe recibido.

Fuente -> http://www.abc.com.py