Petta dice que no hay evidencia de estrés en niños por clases virtuales

0
27

El pedido de pausa fue iniciado por la Unión Nacional de Educadores (UNE), alegando que los aumentos alarmantes de enfermedad en la pandemia dificultan el trabajo docente y la respuesta de las familias, que también están afectadas económicamente. “Hoy los niños están haciendo sus tareas y tenemos evidencia científica de la Unicef sobre eso. Considero que no exponemos al niño a una enfermedad de salud, en todo caso tenemos que tener evidencia científica si es que hay estrés en los alumnos”, aseguró el titular del MEC. Ante esta situación, decidieron elaborar nuevamente una encuesta para los hogares de estudiantes y de profesores para preguntar si hay o no estrés por la pandemia. Argumentos. Para Eladio Benítez, dirigente de la UNE, la suspensión de clases por dos semanas es necesaria no solo por el estrés de los estudiantes ante las clases virtuales, sino que igualmente por el aumento de casos de Covid-19 en las familias y en los educadores, sumando a la situación económica de padres y tutores que perdieron sus trabajos y no tienen como solventar los gastos de la casa. “Justamente todos estos factores son los que debe considerar hoy la escuela en esta situación atípica en todo el mundo, no son solo las clases, es toda la coyuntura de las familias”, explicó durante el encuentro. Lamentó que Petta minimice la tensión emocional de los estudiantes y sus familias que son transmitidas por los educadores, según lo que comentaron en la reunión. Representantes de colegios privados también manifestaron su desacuerdo para frenar las clases en este sector. “Las clases no son las que generan el estrés, la situación emocional está generada por el encierro, la imposibilidad de irse a un shopping o a visitar a los primos, pero si Salud dice que se habilitan las idas a San Ber o a Laguna Blanca, nos prendemos todos”, alegó Christian Lozano, titular de la Federación de Padres de Instituciones Privadas (Fedapar). Extensión. Otro punto de debate fue el planteado por el viceministro de Educación, Robert Cano y por Petta, quienes alegan que si las clases tienen una pausa de dos semanas, el calendario escolar debe extenderse por el mismo período. Es decir, los profesores irían hasta casi fines de diciembre. Eladio Benítez, de la UNE, criticó este argumento aludiendo al interés superior del niño, expresando que es un principio universal que prima en cualquier normativa. La decisión de receso o no se tomará en 15 días tras las consultas a familias. Hoy los niños están haciendo sus tareas y tenemos evidencia científica; si hay estrés tenemos que tener evidencia. Eduardo Petta, ministro de Educación.Tenemos reportes de docentes de todo el país sobre la tensión emocional de los niños y sus familias. Eladio Benítez, dirigente de la UNE.

Fuente -> http://www.ultimahora.com