Pesebre de la discordia: ¿Lo que Dios unió que no lo separe el hombre? – Nacionales

0
38

Un pesebre está generando una terrible confrontación entre grupos de feligreses que montaron una bella representación de la familia de Jesús en la Iglesia de la Encarnación y el párroco, al que acusan de querer desmontar antes de tiempo las imágenes, ya que en el sitio se planea una ostentosa boda. En este caso, la conocida frase de los casamientos, “lo que Dios unió que no lo separe el hombre” ahora paradógicamente podría dividir a la sagrada familia, o al menos, a la tradicional representación de ella.

“Dos trocitos de madera ya techaron el establo, en el cielo hay una estrella que guía a los reyes magos. El niño, José y María moldeados en el barro, dan la imagen navideña itajegua color rosado”, reza la tradicional música de Maneco Galeano sobre una de las principales tradiciones paraguayas, el pesebre que ahora podría ser retirado antes de tiempo para un casamiento.

El pesebre terminó de ser montado poco antes de la navidad y ahora, dos días después ya sería retirado para dar paso a una boda.

Agustín Talavera, quien todos los años es el encargado de montar el pesebre en la tradicional Iglesia de la Encarnación está en pie de guerra ante el posible “desalojo” del pequeño Niño Jesús, José y María antes de la fecha tradicional. Éste, como todos los años, junto a un grupo de feligreses montaron una lucida representación del nacimiento de Jesús frente al altar de la iglesia, pero este año aparentemente quieren apurar su retorno a los envoltorios, siendo que tradicionalmente son retirados recién el 6 de enero.

El pesebre terminó de ser montado poco antes de la navidad y ahora, dos días después ya sería retirado para dar paso a una boda.

Según detalló Talavera, el motivo sería que la representación no encaja con la decoración de una fastuosa boda que se prepara para mañana en la mencionada iglesia, una de las más icónicas de nuestra capital junto con la Catedral Metropolitana.

El pesebre terminó de ser montado poco antes de la navidad y ahora, dos días después ya sería retirado para dar paso a una boda.

El denunciante detalló que el arreglo lo terminaron con mucho esfuerzo recién el 24 de diciembre a la tarde, a horas de celebrarse la llegada del niño Jesús, ya que su montaje requirió no solo el antiquísimo juego de pesebre que fue donado en el año 1900 por la firma Rius y Jorba, sino también se trajeron pedazos de ramas desde Limpio y Chaco’i para simular los árboles y el rudimentario pesebre.

El mismo acusó al padre Ángel Arevalo, párroco de la Iglesia, de no hacer caso al reclamo para evitar que los decoradores desmonten el pesebre. Sostienen que el mismo hizo caso omiso a la protesta puesto que justamente en nochebuena se le comunicó su traslado.

Los mismos seguirán montando guardia mañana y afirman que denunciarán lo que consideran un atropello, ya que según refirieron, también se montaron otros adornos que no irían acordes con la edificación histórica.

Fuente -> http://www.abc.com.py