Pandemia reactivó industrias madereras – Nacionales

0
46

Una consecuencia extraña pero positiva está produciendo la pandemia en el sector maderero: la reactivación de aserraderos de Caaguazú y Capitán Meza en un 90%, tras haber estado trabajando en un 30%, según la información de referentes de la Federación Paraguaya de Madereros (Fepama).

04 de agosto de 2020 – 13:39

Aunque las restricciones a causa del COVID-19 están causando impactos negativos muy fuertes en la economía de nuestro país y el mundo, raramente el sector maderero tuvo un efecto contrario que se ve reflejado en el notable aumento de las ventas de los productos de los aserraderos. El hecho tiene a muchas empresas trabajando al máximo de su capacidad, según explicó en una entrevista telefónica Osvaldo Ríos, de la firma Herfon SA.

Según el mismo, posiblemente el cierre de las fronteras habría incidido en la reducción drástica del ingreso de todo tipo de productos, generando así una competencia con las empresas nacionales, comentó.

Informó que en Caaguazú, la “Capital de la madera”, en periodos antes de la pandemia, de los cerca de 90 aserraderos existentes, un 50% estaba prácticamente paralizado y el resto trabajando al 30% en promedio. Sin embargo, ahora las ventas de muebles de todo tipo tuvieron un repunte significativo, reactivando muchas carpinterías, lo que su vez deriva en una mayor demanda de materia prima. Añadió que también la venta de madera para contrucción, entre tablas, tablones, tirantes e incluso madera para palets, registró un aumento importante en la demanda.

“Actualmente, muchas empresas de Caaguazú no están pudiendo dar abasto a esta gran escalada que se tiene en las ventas. La verdad es que el sector se reactivó y está trabajando a máxima capacidad”, afirmó Osvaldo Ríos, quien es presidente de la Asociación de Madereros y Afines de Caaguazú.

Detalló que el 80% de los productos de los aserraderos son obtenidos hoy de madera reforestada, principalmente de eucalipto, mientras que el 20% sigue siendo de árboles nativos que son extraídos de áreas con plan de manejo monitoreados por el Infona. Añadió que la bonanza del sector está impulsando un buen movimiento comercial en toda la zona.

Por otra parte, los depósitos de madera de la localidad de Capitán Meza también aumentaron notablemente sus ventas, principalmente el machimbre de pino, presumiblemente, porque no entran más del Brasil ni los muebles de pino. ”Solo en Capitán Meza existen cerca de 20 empresas aserraderas, las que de no vender nada, hoy algunas de ellas pasaron a no dar abasto. La preocupación ahora es que cuando se levanten las restricciones se volvería a tener el mismo problema de siempre si es que no se toman las medidas adecuadas”, comentó.

Aserraderos están trabajando al máximo de sus capacidades, señalan madereros.

Fuente -> http://www.abc.com.py