Operativo retorno tranquilo refleja buen comportamiento de Asuncenos – Nacionales

0
16

Calles despejadas y mucha calma son la constante desde anoche hasta estas horas en todos los puntos de entrada y salida de Asunción, explicó el director de la Policía Municipal de tránsito, inspector Blas Sosa. Según el agente, al menos los asuncenos están mostrando un buen comportamiento y no se registran ni salidas masivas ni aglomeraciones.

01 de enero de 2021 – 15:52

El director de la PMT indicó que si bien se dio un tránsito escaso y esporádico, no hay ni punto de comparación con las salidas masivas y llenos en locales gastronómicos o en la calle, hechos que se daban comúnmente en años anteriores el 31 de diciembre y el 1 de enero.

Esta fiesta de Año Nuevo, sin embargo, otro fue el sentir en las calles, y si bien se registraron visitas familiares así como también viajes al interior, las calles no están superpobladas de vehículos ni hay multitudes en puntos de reunión, ni en la Terminal de Ómnubus, aseguró el director de la PMT.

El domingo se espera afluencia

No obstante, se espera que para el domingo sí se registre el retorno de mayor cantidad de personas desde distintos puntos del interior del país, pero así también, el jefe de la PMT afirma que el tránsito de va descomprimiendo antes de llegar al acceso Asunción, a partir de San Lorenzo, donde los vehículos van tomando diversas rutas.

Es por eso que los recursos humanos de la PMT, compuestos por 18 efectivos de guardia (dos en cada una de las nueve unidades) se enfocarán a trabajar el domingo, principalmente a partir del mediodía, horario en el que piensan, se puede cargar un poco más el tránsito.

Recordemos que para estas fiestas el gobierno nacional emitió un decreto con restricciones de horario de circulación, y normas sanitarias para las reuniones familiares o en locales gastronómicos. Solo se puede circular de 05:00 a 23:59 a excepción del 24 y el 31 de diciembre, fechas en las que se permitió circular hasta las 01:00.

Lo que se restringió

Además, en las reuniones familiares para compartir la cena de fin de año solo se podían agrupar hasta un límite de 12 personas, incluyendo a las del núcleo familiar residente en la casa.

Todos, incluso dentro de los hogares, debían usar tapabocas obligatoriamente.

Además, en estas fiestas las bebidas alcohólicas solo se pudieron comercializar hasta las 22:00.

Con estas disposiciones, las autoridades pretendieron disminuir al máximo la propagación del COVID-19. La Policía Nacional fue encomendada al control del cumplimiento de las medidas en las calles y los ciudadanos que se negaban a acatar las reglas se expusieron a multas.

Fuente -> http://www.abc.com.py