Oleros piden auxilio: en Tobatí hay 4.000 personas golpeadas tras temporales – Nacionales

0
29

Cristhian Quiñónez, presidente del Comité de Oleros de Tobatí, informó que cerca de 800 oleros no pueden trabajar debido a los temporales que azotaron nuestro país quedaron sin nada, perdieron su producción de adobe y tampoco pueden extraer la materia prima porque las canteras están inundadas.

06 de febrero de 2021 – 09:28

Christian Quiñónez, en conversación con ABC Color, brindó una descripción de lo que perdieron y de qué manera afecta a alrededor de 4.000 personas, si se multiplica el número de oleros por 5 miembros por familia, que dependen del rubro de las olerías.

“Estamos en la lucha, ya recibimos la asistencia de la SEN (Secretaría de Emergencia Nacional), están acompañando las autoridades distritales, están viendo la forma de ayudarnos porque las pérdidas para la mayoría de los oleros fueron irreparables”, señaló Quiñónez.

Lea también: Solicitan subsidio para 600 oleros de Tobatí afectados por inundaciones

Analizó la situación al referir que “nos afectó a la mayoría, porque para dar una idea a uno de los socios se le destruyeron 60.000 adobes, que son pérdidas irreparables para los pobres, porque la olería es un trabajo de gente humilde. Pienso que son 800 personas afectadas, veníamos ya con muchos problemas de trabajo por el covid, ahora que íbamos a empezar a trabajar, unas horas de lluvia se llevaron todo”.

Según el presidente del Comité de Oleros, de cuatro a cinco personas trabajan en cada olería en forma directa. “Hoy de 500 a 600 olerías están paralizadas por las lluvias y tenemos problemas para extraer la materia prima porque las canteras están inundadas. Los kits nos solucionan bastante pero necesitamos que el Gobierno vea la forma de subsidiar a estos oleros que lo perdieron todo”, lamentó.

Lea más: Alrededor de 800 oleros quedaron sin su fuente de trabajo tras la inundación causada por lluvias, afirman

También expresó que tienen el proyecto de subsidio para la presidencia de la República o el Congreso, ya que su sector es muy trabajador, muy humilde. “Nosotros vemos que a los pescadores se les subsidia, nuestro sector nunca pidió subsidio porque siempre luchamos en la producción y dependemos de lo que producimos y vendemos al día. Solemos hacer dos quemas al mes, y nos sosteníamos pero ahora a los oleros les va a costar en un mes y medio a dos meses producir una quema de 20 mil ladrillos” escatimó Quiñonez.

Más información: Inician el operativo retorno en Tobatí

Los compromisos quedaron ahí

El representante de los oleros explicó que tenían compromisos pero ahora su producción ya no existe. “Esa es la situación de Tobatí, los más perjudicados son los oleros; recordemos que aquí la mayoría depende de las olerías y las cerámicas. Integramos siete comités que conforman la comisión de oleros de Tobatí, 300 personas agremiadas, pero hay gente que no integra la asociación que también fue perjudicada”, resaltó.

Un rubro que mantiene su mano de obra artesanal

Admitió que las posibilidades de los oleros para modernizar su producción son difíciles porque “la mayoría trabaja de manera informal; se nos hace difícil acceder a bancos o financieras. Somos pobres y para modernizar y tener máquinas se necesita capital operativo. Este es nuestro sustento diario, y para modernizarnos necesitamos respaldo del Gobierno. Dependemos de esto, esperamos una solución. No pedíamos subsidio anteriormente, pero ahora es la primera vez”.

“Siempre hay conversación, nos suelen acompañar las autoridades, no nos podemos quejar, pero ahora es cuando los problemas son más graves, para ser realistas necesitamos más respaldo de nuestras autoridades. Con 600 a 800 oleros perjudicados, y si multiplicamos por 5 de cada familia hablamos de 4.000 personas que perdieron su sustento. También hay olerías que quedaron aisladas, por ejemplo en Minga Guazú, ahí hay muchos compañeros afectados por estas lluvias”, finalizó.

Fuente -> http://www.abc.com.py