Obispo resalta que se debe enfrentar la pandemia y la sequía con la fe, esperanza y caridad – Nacionales

0
9

PILAR, Ñeembucú. El obispo de Misiones y Ñeembucú, monseñor Pedro Collar Noguera, pidió desarrollar, en este tiempo difícil de pandemia y sequía, las virtudes teologales que son: fe, esperanza y caridad. Fue en la misa concelebrada en honor a la Virgen del Pilar, protectora de esta comunidad.

La misa se celebró, ayer lunes, a las 19:00, en la explanada de la Basílica Menor de Nuestra Señora del Pilar de esta ciudad, con motivo de la fiesta patronal. La liturgia se realizó cumpliendo con el protocolo sanitario establecido por el ministerio de Salud Pública.

Previa a la misa, los fieles pilarenses participaron de la procesión de la sagrada imagen por las principales calles de la ciudad. La presencia de fieles fue en vehículos, motos y a caballos. Jóvenes de diferentes agrupaciones siguieron a la Santa Patrona por las calles y avenidas de Pilar.

Acompañó al obispo Collar Noguera el párroco de la Basílica Menor Nuestra Señora del Pilar, padre Gianluigi Aroffo, como así también sacerdotes de distintas parroquias de Ñeembucú.

Monseñor Collar explicó la diferencia entre la actitud humana y una virtud cristiana. “La virtud se convierte en un esfuerzo personal que busca la ayuda de Dios”, expresó.

Misa concelebrada en la explanada de la Basílica de Pilar.

Resaltó que el cristiano necesita de Dios a quien “debemos pedir que nos ayude a crecer en este tiempo de la pandemia, porque parecía que el hombre se sentía muy listo, muy completo, había orgullo incluso soberbia”, dijo el obispo.

Sin embargo, prosiguió, un pequeño virus afecta a toda la humanidad. “Realmente nos hace pensar, nos hace reflexionar. Por eso la persona que tiene fe no espera que tiene que suceder las cosas. Espera porque cree en Dios, sabe que Dios existe y que está presente y la espera se convierte en esperanza”, puntualizó Collar Noguera.

Monseñor Collar Noguera dijo que se debe admitir que existe una acción de Dios en las ciencias y en la razón. Mencionó la sequía por la que atraviesa el país. “Seca puku ramo hina, ñañe moi ñañemboe ñandejarape” (en tiempo de sequía larga nos disponemos a rezar a Dios), dijo.

Exhortó también que en este contexto de la pandemia a orar más a fin de superar esta situación que hace sufrir a toda la humanidad.

Previa a la misa, los fieles pilarenses participaron de la procesión de la sagrada imagen por las principales calles de la ciudad. La presencia de fieles fue en vehículos, motos y a caballos.

El cristiano con fe se abre para que Dios intervenga. “El que no tiene fe dice que este es solamente un ciclo de la naturaleza, incluso hay un calendario de lluvias. Sí, puede ser. pero por qué no vamos a admitir que el ciclo de la naturaleza es también una creación de Dios”, expresó.

Según el obispo la naturaleza tiene una inteligencia y una perfección. “Esa inteligencia y esa perfección tiene alguien detrás y ese es Dios”, afirmó.

Monseñor Collar Noguera pidió a los feligreses de Pilar: tener fe en Dios, orar en este tiempo difícil y poner en práctica las virtudes teologales que son la fe, esperanza y caridad. El obispo exhortó además a tener en cuenta y reflexionar sobre la encíclica del Papa Francisco Laudato Sí (alabado seas) a fin de meditar, “y darnos cuenta que realmente Dios creó todo, la casa común, la naturaleza. Estamos llamados a respetar la creación de Dios”, expresó.

El domingo a la noche, como parte de los festejos patronales, se tuvo el festival virtual con los artistas locales frente a la Municipalidad de Pilar.

Fuente -> http://www.abc.com.py