Obispo lamenta aprobación de ley de aborto legal por parte de diputados de Argentina

0
39

Durante el último día del novenario en honor a la Virgen del Paso de Itapé, en el Guairá, el Monseñor Amancio Benítez se descargó contra los que atentan contra la vida humana y pidió abrir los ojos ante el mal que asecha a la humanidad.”No puede ser que se haya festejado como un gran triunfo. Como hijos de Dios tenemos que ser servidores y promotores de la vida en su integridad, ya sea la vida natural, animal, plantas, entre otros, pero principalmente la vida humana”, señaló el obispo. Lea más: Obispos no saludarán al presidente argentino por Navidad tras proyecto sobre aborto Por su parte, destacó la fortaleza de las personas que se encuentran soportando la pandemia del Covid-19, a quienes pidió permanecer en oración. La fiesta de la Virgen del Paso de Itapé se realiza por primera vez sin público y su novenario que culminó este jueves se transmitió a través de las redes sociales, debido a la pandemia del Covid-19. El novenario a la Virgen del Paso culminó esta tarde y los fieles se preparan en sus casas para acompañar la misa central que se prevé realizar este viernes a las 8:00 y que será presidida por el monseñor Adalberto Martínez Flores, obispo de Villarrica y Caazapá. Cada 17 de diciembre, Itapé acostumbraba a recibir a una multitud de peregrinos que caminan desde Villarrica por la ruta de la fe, para cumplir sus promesas. Otros lo hacían por deporte y algunos para conocer la ciudad. Le puede interesar: Se movilizan en Argentina contra nuevo proyecto sobre el aborto Este año las autoridades religiosas pidieron no realizar peregrinaciones y establecieron que el novenario y la misa central se realicen sin público, para evitar la aglomeración de personas. De todas formas, este jueves se observó en la ruta de la fe a varios peregrinantes, quienes permanecieron solo por algunos minutos alrededor del Santuario Natural. Según la historia, en el año 1954, la imagen de la Virgen de Caacupé se dirigía al distrito de Tebicuary y debido al mal estado del camino fue trasladada por el río Tebicuarymí, por Itapé, donde al cruzar su manto rozó las aguas caudalosas y desde aquel entonces han ocurrido distintos hechos considerados como milagros por los devotos.

Fuente -> http://www.ultimahora.com