Nueve razones para creer que habrá vacuna para todos en 2021

0
79

2. Los anticuerpos dirigidos a la proteína S evitan la infección

La vacuna protegerá, en parte, al inducir la producción de anticuerpos contra la proteína S presente en la superficie del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.

El virus necesita la proteína S para adherirse, entrar en las células humanas y así reproducirse. La investigación nos demuestra que los anticuerpos, como los creados por el sistema inmunitario humano, se unen a la proteína S, la neutralizan y evitan que el coronavirus pueda seguir infectando células en un cultivo de laboratorio.

Se sabe que las vacunas que están en ensayo clínico incrementan los anticuerpos anti-S que bloquean la infección del virus en las células en el laboratorio.

Al menos siete empresas han desarrollado ya anticuerpos monoclonales, anticuerpos de laboratorio que pueden reconocer la proteína S. Estos anticuerpos se están utilizando en los ensayos clínicos para evaluar su poder a la hora de evitar la infección en personas expuestas, por ejemplo, mediante el contacto en casa.

Los anticuerpos monoclonales también resultan efectivos de cara al tratamiento. Durante la infección, una dosis de estos anticuerpos monoclonales podría neutralizar el virus, al brindarle al sistema inmunitario la posibilidad de captar y producir sus propios anticuerpos para luchar contra el patógeno.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es