Niños y niñas en armas

0
42

E.D. nació en 2005, cuando su madre, Magna Meza, y su padre, Osvaldo Villalba, se entrenaban clandestinamente en los montes de Canindeyú, para formar el grupo armado que a partir de 2008 se hizo conocido como Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Fue anotado en Clorinda, Argentina, el 1 de junio de 2010, con nacionalidad del vecino país, junto a una hermana menor y a una prima, las dos niñas de 11 años de edad que murieron acribilladas el 2 de setiembre de 2020, en la región de Yby Yaú, durante un ataque de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC).E.D., actualmente adolescente, es miembro activo del grupo armado. Fue reconocido en varios actos delictivos, entre ellos, el secuestro del ex vicepresidente de la República Óscar Denis Sánchez, el 9 de setiembre de 2020. Fue el primero de más de una decena de niños, niñas y adolescentes incorporados como combatientes del EPP y otras bandas relacionadas.Recientemente, Alcides Oviedo Brítez, principal ideólogo y fundador del grupo armado —junto a otros seis miembros presos en las cárceles—, dio a conocer un pronunciamiento en el que toman posición en contra de esta situación: “Desaprobamos y rechazamos la incorporación de niños en las filas del EPP. La guerra de clases es una guerra cruel y quienes vayan al combate deberán estar preparados física, sicológica y moralmente. No se puede incorporar a niños que aún no están preparados en ningún sentido”.El comunicado sugiere un quiebre en la dirigencia del EPP, con una crisis que abre interrogantes para lo que sucedería en este 2021, en el contexto del conflicto armado focalizado en el Norte del país, que ya lleva casi dos décadas. “Hacemos un llamado a la actual dirigencia del EPP a retomar el rumbo histórico que hemos venido trayendo y que nos ha posibilitado obtener victorias tras victorias sobre el enemigo de clase. Durante un lapso de seis meses se han perdido más epepistas que a lo largo de toda nuestra historia de existencia”, cuestionan Oviedo y sus compañeros presos. Llamativamente, su ex esposa y compañera en la creación del EPP, Carmen Villalba, no firma el documento.Más que una división política, hay un quiebre afectivo y familiar. Alcides, divorciado de Carmen, convive hoy con una hermana de Magna Meza, que a su vez está separada de Osvaldo Villalba, comandante operativo del EPP, hermano de Carmen. Son cuestiones de vida privada que no merecerían un artículo, si no fuera porque repercuten en la inseguridad ciudadana. Tras la muerte de su hijo mayor en Argentina, Alcides Oviedo sufre hoy la supuesta desaparición de una de sus dos hijas mellizas con Carmen, la adolescente C.E., de 14 años de edad, cuyo paradero se desconoce tras un ataque armado nocturno de la FTC, el pasado 20 de noviembre. Entre líneas se lee que Oviedo culpa a su ex cuñado y a los actuales líderes de haber expuesto a su hija y sobrinas al trágico destino. El caso pone en el tapete el drama de los niños y las niñas en armas, no solamente por parte del EPP, sino también por bandas de narcotráfico y otros grupos criminales. Un caso que debe despertar una mayor preocupación y la acción del Estado, comprometido legal e internacionalmente a rescatar y a proteger a los niños, niñas y menores de edad en situación de peligro.

Fuente -> http://www.ultimahora.com