Monseñor Ocampo pide transformar la sociedad que está bastante corrupta – Nacionales

0
20

CARAPEGUÁ. Durante la celebración de la misa por el día de la santa patrona de la parroquia y de la Diócesis de Carapeguá, Inmaculada Concepción de María, en su homilía, monseñor Celestino Ocampo Garay exhortó a los fieles a compartir, anunciar y testimoniar la fe en su ambiente de trabajo y en la familia, llevando un mensaje de paz y solidaridad. Agregó que con la acción y testimonio de cada uno se pueda lograr el cambio tan anhelado, con la distribución equitativa de los recursos, que actualmente son administrados por una sociedad bastante corrupta.

Ocampo refirió que a través de la eucaristía pide que los cristianos sean personas que piensan y escuchan a Dios, y que los creyentes deben estar atentos para acogerse a las palabras de Dios y de esta manera poder descubrir que Dios nos quiere, nos ama y nos llama para una misión.

Agregó que la eucaristía implica una misión que pide ir por el mundo para anunciar y testimoniar esa fe que cada uno ha vivido y celebrado, y transmitir en el ambiente del trabajo y la familia, y que con el testimonio y las palabras se pueda lograr ese cambio tan anhelado y lograr transformar nuestro mundo y sobre todo nuestra sociedad bastante corrompida.

Insistió que si como cristianos “somos sal de la tierra y luz del mundo, tenemos que procurar lograr ese cambio, para que de esa manera podamos vivir de una manera más justa, más sana y podamos disfrutar de los bienes creados por Dios para todos”.

Agregó que hay tantos recursos en nuestro país, pero que lastimosamente la mayoría están en manos de pocos, pero que si cada cristiano procura en poner su granito de arena, se logrará el cambio y así tener una sociedad más solidaria, justa, fraterna y abierta a todos.

Refirió además que así como la Virgen María es una mujer eucarística, también los cristianos deben serlo, y que esta devoción tan grande no debe quedarse de una manera sumisa y personal, sino que salir a compartir con los demás en espíritu generoso, solidario y servicial.

El prelado recordó que la eucaristía, compromete a cada cristiano a vivir con intensidad la solidaridad, a luchar por un mundo nuevo, un mundo mejor y más equitativo. “Si hemos vivido intensamente el año de la palabra, tenemos también esperanza de vivir con devoción el año de la eucaristía”, expresó.

Al término de la misa, los laicos acompañado de Mons. Celestino Ocampo realizaron una procesión simbólica alrededor de la explanada de la catedral, que fue acompañada por fervorosos aplausos de los presentes y bocinas de los automovilistas que participaron desde su vehículos de la automisa.

Fuente -> http://www.abc.com.py