Miles de birmanos desafían la represión – Mundo

0
20

RANGÚN, Birmania (EFE). Miles de manifestantes desafiaron este domingo en Birmania la represión policial que ayer costó la vida a dos personas durante una protesta, mientras continúan los arrestos y la junta militar en el poder se enfrenta a una creciente presión internacional.

22 de febrero de 2021 – 01:00

En Mandalay, la segunda ciudad del país, la represión policial que ayer se cobró la vida a dos personas no amilanó a los manifestantes, que salieron en mayor número que ayer y llenaron las calles de gritos y pancartas contra los uniformados, que tomaron el poder con un golpe de Estado el pasado 1 de febrero cuando su partido político perdió abrumadoramente las elecciones.

Los dos fallecidos, muertos por disparos de bala, habían acudido en apoyo de trabajadores de astilleros en huelga por unirse al movimiento de protesta y a los que las autoridades querían forzar a trabajar.

Al menos otras seis personas sufrieron heridas de bala sobre la treintena de heridos en total, según el periódico The Irrawady.

Testigos relataron cómo la Policía reprimió la protesta del sábado con munición real y balas de goma, bombas de gas lacrimógeno, así como con proyectiles metálicos fabricados con tornillos y lanzados con tirachinas.

Con las dos muertes del sábado son ya tres los fallecidos por la represión policial, tras confirmarse el viernes el deceso de Mya Thwe Thwe Khine, una joven de 20 años que murió de un disparo policial en una protesta, y cuyo funeral se celebró ayer en la capital, Naipyidó.

Miles de personas se unieron al cortejo fúnebre que recorrió algunas calles de la ciudad, muchos de ellos con fotografías de la víctima, que se ha convertido en un símbolo de las protestas contra el régimen militar.

Según los análisis de vídeos y fotografías elaborados por varias organizaciones humanitarias, la joven se desplomó en el momento en que sonó un disparo durante una protesta en la capital que la Policía trataba de disolver con cañones de agua.

La junta militar negó a través del periódico estatal cualquier responsabilidad en su muerte y alegó que, según la autopsia, la bala que la alcanzó no era del mismo tipo que las utilizadas por las fuerzas del orden birmanas.

Además de la represión violenta de las protestas, los militares continúan con la campaña de detención de opositores, con 569 arrestos desde el inicio del golpe, según la Asociación de Asistencia a los Presos Políticos.

Fuente -> http://www.abc.com.py