Miguel, con su nuevo corazón, hoy vibrará con el partido de la selección en su casa – Nacionales

0
19

Miguel Cáceres, de 11 años de edad, dejó esta mañana el Hospital General Pediátrico tras 26 días de su trasplante de corazón realizado entre la noche del miércoles 16 y madrugada del jueves 17de setiembre. El fanático del fútbol, olimpista, verá desde su hogar el partido de Paraguay contra Venezuela esta noche.

La jefa del Departamento de Cardiología, doctora Nancy Garay, dijo que el pequeño paciente recibió el alta médica en buenas condiciones generales. El niño, muy emocionado, agradeció al plantel médico y les bendijo, de igual manera su madre, Patrocinia Torales de Cardozo, quien no pudo contener las lágrimas e hizo lo mismo.

Fueron a su casa en Itá donde almorzó fideo con queso por idea de su hermana mayor Mariana, ya que le encanta, dijo su madre. Deberán volver al hospital en una semana a su control y tener todos los cuidados para seguir evolucionando bien como hasta ahora, sin recibir visitas, más atendiendo la difícil situación por la pandemia de Covid-19.

La doctora Garay informó que Miguel sale con medicación inmunosupresora y cardiológica, proveídas por el Ministerio de Salud. Dijo que tiene buena tolerancia vía oral y está con buen apetito, que se lo ve muy animado y feliz.

Miguel nació con una deficiencia en el corazón y, pese a que fue operado a los 10 días de vida, su evolución fue desfavorable hasta llegar a necesitar un reemplazo del órgano que se dio mediante la aparición de un ángel donante. Se trata del segundo trasplante cardíaco exitoso en el Acosta Ñu, en plena pandemia, ya que el 13 de marzo, el primero fue Esteban Delvalle de 10 años, procedente de Caaguazú.

La coordinadora de Trasplantes del Hospital General Pediátrico “Niños de Acosta Ñú”, Dra. Soledad Álvarez, informó que actualmente son tres los niños que también esperan y todos están internados. Se trata de una nña de 6 años, procedente de Ciudad del Este, de un niño de 4 años internado en Unidad de Cuidados Intensivos Cariologicos, de Itapúa; y una niña de 3 años, de Cordillera.

Fuente -> http://www.abc.com.py