Mazda RX-9 Hydrogen: los inicios sostenibles de la firma

0
40

José Manuel González Torres

La experiencia de conducción y la innovación son los pilares fundamentales que han vertebrado la historia de Mazda. Cien años después, y en plena celebración de su centenario, la firma echa la vista atrás para repasar sus hitos más conocidos. Tampoco pasan por alto aquello que les ha hecho diferentes, más atrevidos y singulares. A la destrucción y posterior rehabilitación de Hiroshima, tras el impacto de la bomba atómica del 45, ellos le llaman espíritu Mukainada. Todos nosotros lo valoraríamos como tesón y sacrificio, una lucha que les permitió salir adelante gracias a la implicación de toda la población. El Mazda Go fue esencial durante las labores de reconstrucción de la ciudad pero el verdadero primer coche de la firma, con cuatro ruedas, es el Mazda R360. Su lanzamiento marcó el inicio de una historia de propuestas llamativas y fuera de lo establecido. Sin ir más lejos, este Key Car utilizó plexiglás en la luneta trasera y aluminio para algunas piezas de la carrocería y el motor, con el único objetivo de reducir el peso y mejorar su comportamiento dinámico. La exploración también les llevó a apostar por el motor rotativo y la posterior introducción del hidrógeno en este sistema, con el lanzamiento del Mazda RX-8 Hydrogen RE. 

Su presentación oficial tuvo lugar en el Salón del Automóvil de Tokio de 2003, cuando el hidrógeno era un mero experimento y no una de las mejores alternativas para reducir las emisiones de CO2. La cámara de combustión rotativa tenía algunas desventajas, como el alto nivel de consumo y emisiones, pero su principal punto fuerte era que se adaptaba muy bien al funcionamiento con combustibles alternativos. Por ese motivo, Mazda probó con un elemento de lo más extraño en el mundo de la automoción: el hidrógeno.

Las primeras investigaciones dieron como resultado el Mazda HR-X, un prototipo de 1991 que montaba un motor de hidrógeno de dos rotores. El Mazda RX-8 Hydrogen RE era capaz de circular utilizando la gasolina o el hidrógeno. Más adelante se volvió a utilizar ese concepto en el Mazda Premacy Hydrogen RE Hybrid, con más potencia y autonomía. Estos son solo algunos de los proyectos que la marca nipona inició hace años y que le han ayudado a completar su camino hacia la electrificación, palpable en el nuevo Mazda MX-30.

Fuente -> https://www.muyinteresante.es