Masiva caravana de repudio contra el sacerdote Olmedo – Nacionales

0
43

Cientos de mujeres, madres, feministas y estudiantes de diferentes sectores de la sociedad se sumaron a la gran caravana por Alexa, repudiando la Justicia y a la Iglesia. En la Catedral un grupo de religiosos se colocaron a rezar e interrumpir el acto central.

16 de agosto de 2020 – 01:00

“¡Exigimos Justicia!”, “¡Caravana por Alexa!”, “¡Ni una sola vez!” eran algunas consignas que se podían leer en los carteles que se veían en la caravana. Las manifestantes pedían pena privativa de libertad para el acosador sexual confeso Silvestre Olmedo, la Iglesia Católica cómplice de abusos, acosos y violaciones sexuales.

La caravana fue convocada por diferentes sectores a través de las redes sociales y sumó a cientos de mujeres, madres, feministas y hombres. La fila de vehículos partió frente a la Recoleta de Asunción y se dirigió por la Avda. España hasta la Catedral Metropolitana. Desde tempranas horas, coincidiendo con la llegada de la manifestación, ya estaba apostado en la explanada de la Catedral un grupo de personas que dijeron ser cristianos autoconvocados para rezar.

“(…) Estamos cansadas de las injusticias a las que se ven expuestas mujeres, niñas y niños víctimas de acoso y abuso sexual en Paraguay. El caso de Alexa Torres es un ejemplo claro del actuar injusto de nuestras autoridades que violentan los derechos y la integridad de miles personas de nuestro país. El mensaje que la Justicia paraguaya nos arrojó en el fallo del 10 de agosto es que las mujeres no somos lo suficientemente importantes para que resguarden nuestras vidas y que si alguna se anima a alzar la voz contra la violencia machista y las injusticias, el resultado es impunidad para los agresores y castigo para las víctimas. Repudiamos el actuar de los jueces Hugo Segovia y Dina Marchuk”, dice parte del manifiesto que se leyó durante el acto.

Mirta Barreto, una madre que se sumó a la manifestación dijo que “esto es un reclamo absolutamente justo. Esa sentencia es una ofensa hacia las mujeres, hacia nuestras hijas e hijos, no es posible que se legitime el acoso sexual desde el Poder Judicial desde la Iglesia es una verdadera vergüenza”.

Fuente -> http://www.abc.com.py